Ruta de Sección: Inicio > Libros > Artículo

Libros - Karlfried Graf Dürckheim

HARA
Centro vital del hombre

HARA - Centro vital del hombre

Descripción:

Esta obra tiene por objeto iniciar a los hombres a reconocer la naturaleza y el sentido de Hara.

La falta de madurez es el mal de nuestra época y la incapacidad de madurar, la enfermedad de nuestro tiempo. El hombre se ha convertido en un extraño respecto a su propio ser. Pero le anima la nostalgia de su ser esencial. Hay que abrirle la puerta de acceso a la unión con su primer origen y mostrarle el camino y la práctica del ser esencial. Por Hara, los japoneses entienden el hecho de poseer un “estado de ser” que implica a todo el hombre, permitiéndole abrirse a las fuerzas y a la unidad de la vida original, así como manifestarlas, tanto por medio de la disposición y realización de la vida, como por el sentido que se le otorgue.

En cada ser existe una actitud original para “Ser”. Desgraciadamente la forma de vida actual está ahogando esa cualidad. El materialismo galopante, un ego demasiado exagerado o el afán desmesurado por triunfar son las principales causas para que este don que todos tenemos apenas se pueda manifestar.

El Hara, un centro de energía muy importante en el ser humano, se sitúa entre el ombligo y la pelvis. Localizarlo a nivel físico y trabajarlo con diferentes técnicas es una forma de aprovechar, en nuestro beneficio, este gran caudal energético.

Durckheim
Karlfried Graf Dürckheim

Diplomático alemán, filósofo, psicoterapeuta y maestro Zen. Nació en Múnich, en el seno de una familia cristiana. Con apenas 18 años se alista en el ejército alemán, siendo enviado al frente durante la I Guerra Mundial. La cercanía con la muerte cambió la orientación de su vida. Fue enviado a Japón para estudiar la relación e influencia de la espiritualidad japonesa en la educación. Durante su estancia estalla la II Guerra Mundial. Allí vivirá 10 años, tiempo para conocer el budismo-Zen. Después de la guerra es encarcelado y aprovecha para la práctica de zazen.

Más información.

Detalles del libro:
Título: HARA
Subtítulo: Centro vital del hombre
Título Original: HARA: Die Erdmitte des Menschen
Autor: Karlfried Graf Dürckheim
Traducción de: Concha Quintana
Editorial: Ediciones Mensajero
Año de edición: 2018
Nº de páginas: 232
Encuadernación: Rústica
Formato: 14.5 x 21.4
ISBN: 978-8427140004

Prefacio

Me es muy grato invitarles a leer las páginas que siguen. Son obra de un Maestro. No me atrevo a escribir de un Maestro espiritual, por temor a que se pueda comprender mal. Un Maestro, hoy, se interesa por el hombre total, es decir, por el hombre, por la mujer, en su realidad corporal, en su realidad psíquica, en su realidad espiritual.

Si bien la palabra «Hara» es de lengua diferente, lo que este vocablo esconde y revela no es privativo del mundo japonés. Hara es el nexo entre lo físico y lo metafísico, entre lo psíquico y lo metapsíquico, y Hara es el lugar donde la Vida universal deviene Vida existencial en cada hombre.

¿Qué quiere esto decir para ustedes y para mí en nuestra vida diaria? Yo lo comprendí cuando me encontré con Karlfried Graf Dürckheim .

Fue en 1966 en Bruselas, en la celebración de un coloquio que tenía como tema «Lo esencial en lo cotidiano». Yo no conocía a ninguno de los cuatro conferenciantes. Todos hablaban con seriedad del tema para el que habían sido invitados. Pero muy pronto, uno de ellos atrajo más especialmente mi atención. ¿En qué se diferenciaba este hombre de los demás? De repente lo comprendo, o más bien, veo la diferencia: este hombre ES aquello que dice. Sí, por su forma de «estar» emana la confianza que evoca. Si pronuncia la palabra serenidad, allí donde él «está», se ve a alguien sereno. ¡Este hombre está en el Hara!

Ese encuentro fue decisivo en mi vida. Dejé todo lo que hasta entonces daba un sentido (?) a mi existencia, para seguir la enseñanza de Karlfried Graf Dürckheim.

¡Enseñanza!, la expresión no es la adecuada. Se trata más bien de un acompañamiento en el camino de transformación de uno mismo. Trabajar el Hara está en el centro de este proceso de maduración.

Unos días antes de escribir estas líneas, he tenido la oportunidad de estar una vez más con Karlfried Graf Dürckheim. Con sus casi noventa años, sigue siendo testigo de lo que ustedes van a leer en este libro. En el corazón de este testimonio, está su interés por la vida de cada día, por cada instante de lo que le queda de existencia y, a la vez, con esa mirada lúcida sobre la muerte que se aproxima. Un acercamiento sin miedo, sin emociones extravagantes, como él mismo dice. Sin duda el más alto punto de madurez al que el Hombre puede acceder: dar testimonio en la vida cotidiana de la presencia inocente del SER .

Jacques Castermane