Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Artículo

Extractos - Prajnaparamita

¿Qué es el despertar?

Por Prajnaparamita
Despertar

Lo que es el despertar no se puede describir, las palabras no pueden acercarse al gran misterio. Este misterio no tiene carácter ni forma. Ningún nombre servirá, y todos los nombres servirán.

Aunque las palabras no pueden transmitir esta misteriosa presencia despierta, funcionan lo suficientemente bien como indicadores. El discurso iluminado del despierto está cargado de poder transformador. Este empoderamiento sirve a quien anhela sinceramente despertar, avanzar en la erradicación de la ignorancia y, por lo tanto, despertar a la naturaleza inherente de Buda.

Todos estamos iluminados, realizar esto es todo lo que se necesita. La diferencia entre el buscador y el despierto es que en este último no hay rastro de duda, negación o evitación de la naturaleza esencial de uno.

El despierto, como quietud viviente, está completamente presente y permite que toda la vida vaya y venga. La paz es su hogar, ya que aferrarse al pasado, al futuro e incluso a este mismo momento ha sido eliminado. Yo, la raíz de todo engaño y sufrimiento, es una separación imaginaria de la totalidad. Hemos llegado a vernos a nosotros mismos como un aspecto de la vida, mientras que somos la vida misma.

La soledad resultante y el anhelo constante empujan a más y más personas a un viaje en busca de la parte que les falta, mientras que todo lo que se necesita es un cambio de perspectiva, un cambio de Yo a Tú. En lugar de verse a sí mismo como un buscador, siempre aferrándose a un horizonte distante, véase a sí mismo como un ser que despierta, permitiendo que el resplandor de su corazón de sabiduría lo impregne por completo.

Ninguna estrategia, construcción mental o conclusión te dará lo que siempre ha sido. Necesitas dejar todo sentido de hacer y mejorar. Necesitas dejar la resistencia y tu lucha interior. Permite que tu mente descanse en tu corazón, escucha dentro, tu corazón sabe más allá de la comprensión.

Esencialmente no hay nada que adquirir. La auto-realización está más allá de cualquier dominio de lograr o hacer, no puede ser provocada. Lo que anhelas ya es lo que eres. No sigas negándolo.

En algún momento, detenido en el tiempo, se revelará la naturaleza universal de Buda. Esto sucede por sí mismo, a sí mismo, en ti. Esta revelación es la realización del Uno indivisible y omnipresente. Tu punto de referencia se evapora y ya no estás anclado en el “yo”, sino en el corazón de todos.

Te das cuenta de que el “yo” ha sido una suposición, una idea, la primera idea de la que surgen todas las ideas. Nunca ha sido. Solo fue imaginado.

Cuando la dolorosa sensación de separación y soledad se ha evaporado y ya no estás gobernado por el punto de vista de la privación, tu vida se vuelve suave, liviana y alegre. Ya nada necesita ser evitado o suprimido. Ya no hay más lucha ni más miedo. Estás simplemente presente, simplemente consciente, fusionado con todos y todo.

Vives tu mejor vida, con una mente clara y un corazón cálido, donde todas tus cualidades florecen plenamente. Estás libre de enredos aparentes y no hay más identificación con ideas, sentimientos o tu apariencia física.

Qué alivio, por fin en casa, sin duda descansando en la realización liberadora de no haber estado nunca lejos de ti mismo. Tu dolorosa sensación de un yo separado se disolvió en el océano de todo.