Ruta de Sección: Inicio > Maestros > Artículo

Sección Maestros y Autores

Swami Ajatananda Saraswati

Swami Ajatananda Saraswati (Marc Chaduc) fue un discípulo directo y realizado de Sri Swami Abhishiktananda. Es autor de un diario espiritual, Years of Grace (1971-1975), y de Uttarakhand, Land of the Gods: A Pilgrimage on Foot in the Himalayas (1976) [inédito].

El encuentro espiritual con la India
Swami Ajatananda Saraswati

Marc Chaduc nació en Francia el 10 de mayo de 1944, siempre había sentido una intensa atracción por la vida espiritual. En enero de 1969, un amigo común le presentó a S.S. Swami Chidananda Saraswati, presidente de la Divine Life Society, que en ese momento estaba de visita en Lyon (Francia). Marc escribió en su diario que el darshan [1] de Swami Chidananda fue su primer encuentro espiritual vivo con la India.

Ese mismo año, Marc escribió una carta a Swami Abhishiktananda, en lo que resultaría ser el comienzo de una correspondencia que conduciría a su eventual encuentro. Después de haber trabajado durante dos años como profesor en Níger, Marc llegó a la India en octubre de 1971 y conoció a Swami Abhishiktananda en Delhi. Al mes siguiente conoció a Swami Chidananda por segunda vez. Ambos swamis iban a tener un profundo efecto en el viaje espiritual de Marc.

El encuentro con Swami Abhishiktananda

Inmediatamente después de la reunión de Marc y Swami Abhishiktananda, ambos reconocieron la naturaleza profunda de su relación como gurú y discípulo. Su consiguiente relación iba a tener un efecto tremendo en la vida de ambos. Para Swami Abhishiktananda, el encuentro sirvió para sumergirlo en la experiencia incomparable de ser un gurú para un discípulo verdadero y perfecto; esto, a su vez, lo llevaría a reflexionar profundamente sobre el significado y el misterio de sannyasa y, en última instancia, lo conduciría a su propio Despertar. Para Marc, el encuentro lo llevaría al sagrado e “irreversible viaje” de sannyasa y una vida de intensa reclusión.

El encuentro con Swami Chidananda Saraswati

Mientras que Swami Abhishiktananda fue el gurú definitivo de Marc, Swami Chidananda fue el otro maestro espiritual que tuvo un impacto crucial en su vida y que llegaría a ser su diksha-guru [2]. Swami Chidananda alentó a Marc en su vocación de búsqueda del Absoluto a través del silencio y la soledad; poco después de su llegada a la India, Marc confió a Swami Chidananda su profundo deseo de soledad:

Yo... le conté (a Swami Chidananda) sobre la imperiosa urgencia que había estado sintiendo de practicar sadhana en total silencio durante un mes entero en el corazón del bosque. Él consintió, “Ciertamente, Dios no puede ser encontrado sino es en el silencio y en un estado de no hacer”... Cuando le confié mi intención... el Hombre Santo respondió rápidamente, “¿Por qué no hacerlo ahora? ¡Ahora es el momento adecuado para hacerlo!”... ¡Qué misterioso me parece todo! ¿Es realmente una vida de silencio total lo que el Señor tiene reservado para mí? ... – se me hace cada vez más evidente que es voluntad del Señor que, de ahora en adelante, lleve una vida de reclusión y en total silencio...
— Swami Ajatananda, Diario espiritual, noviembre de 1971

La Luz Eterna

Durante los dos últimos años de la vida de Swami Abhishiktananda, Marc pasó largos e intensos períodos de tiempo con su gurú (octubre 1971 - diciembre 1973). Swamiji se dedicó a iniciar a Marc en la esencia de los Upanishads y otras escrituras sagradas. Fue durante uno de esos períodos de intenso estudio que Marc tuvo una profunda experiencia espiritual, en presencia de Swami Abhishiktananda. Esto tuvo lugar el 10 de mayo de 1972 mientras el gurú y el discípulo estaban juntos en un retiro en Phul Chatti Ashram, cerca de Rishikesh. Marc describió el evento en su diario:

...Me encuentro incapaz de comenzar a describir la experiencia extática... - esta Luz infinita, no-dual... Al mismo tiempo, es la Verdad eterna que subyace a la existencia misma de mi ser último, el “YO” no-dual que YO SOY, más allá de todo “yo-ismo”... YO SOY LUZ PURA INFINITA: Paramjyotilina (siempre morando en la indecible Luz Suprema).
— Diario espiritual, mayo de 1972

Swami Magni Ram Shastri, quien estuvo presente en Phul Chatti en 1972, recuerda la presencia del gurú y discípulo:

...Conocí a Swamis Abhishiktananda y Ajatananda en Phul Chatti Ashram cuando se quedaron con nosotros en 1972... Se les podía ver involucrados en estudios serios a orillas del Ganges. En cierto modo, esta pareja nos recordó a Adi Shankaracharya y su época. Aunque no se comunicaban mucho con los miembros del ashram, sus vidas eran una expresión de compañerismo y amor. Su manera de adaptarse a nuestro estilo de vida era digna de elogio. Parecían haber nacido con las cualidades del discernimiento y la ecuanimidad. Nos dieron un ejemplo de compañerismo interreligioso al romper los límites de la religión e ir más allá de ellos. En silencio nos mostraron un camino que erradica el fundamentalismo religioso que a menudo se encuentra en las religiones de hoy.

Sannyasa Diksha – El Viaje Irreversible

Sannyasa... la llamada a la total renunciación, que está más allá de todos los nombres, todas las formas, incluso de todo dharma.
—Swami Ajatananda, 1975 [3]

El 30 de junio de 1973, Marc recibió sannyasa diksha [4] en orillas del Santo Ganges, en Rishikesh, de manos de S.S. Swami Chidananda Ji Maharaj, quien representaba la tradición de los Upanishads y el linaje monástico de Sri Adi Shankaracharya. Swami Abhishiktananda también asistió al diksha y representó la tradición monástica occidental de San Benito y, más ampliamente, la tradición eremítica de los Padres del Desierto. Después de este diksha, en forma ecuménica, Marc pasó a ser conocido como “Swami Ajatananda Saraswati” (Ajatananda significa la "Bienaventuranza del No-nacido").

Inmediatamente después de haber sido iniciado en sannyasa diksha, Marc comenzó sus viajes. Escribió en su diario:

Me di cuenta de que acababa de embarcarme en un viaje irreversible, un camino infinitamente más allá de mí, del cual no sabía nada. Poco después de este momento... sentí ananda, dicha sin límites, dentro del océano infinito del glorioso Ser...
— Diario Espiritual, id

La vida que le esperaba ahora era una de estricta reclusión.

Sin mirar atrás, partí hacia el parivrajya [5]... Sin decir nada ni detenerme, seguí mi camino... sin ningún objetivo... sin saber nada sobre mi destino... De ahora en adelante, no había camino a seguir, excepto el sendero trazado ante el Ser: “El camino de los orígenes, imperceptible e insondable”...
— Diario Espiritual, id

Una vida de reclusión

La Verdad, de la que he sido testigo, no tiene rostro (...). So'ham, yo soy Eso: ¡No hay nada más allá! Busco refugio en la Verdad, y solo ahí...
— Diario Espiritual, 1975

Después de que Swami Abhishiktananda dejó su cuerpo el 7 de diciembre de 1973, Swami Ajatananda se vio atraído a entrar en estricta reclusión según su propia aspiración profunda y también su deseo de cumplir con las instrucciones de su Gurú de observar "al menos diez años de silencio". En enero de 1975, tras una larga búsqueda de un lugar adecuado, se instaló en una kutiya [6], que estaba situada a 35 kilómetros río arriba de Rishikesh, en Kaudiyala, donde permaneció absorto en profunda meditación. En 1976, realizó un parivrajya de cuatro meses, viviendo diariamente de bhiksha [7], y deambuló por los lugares sagrados y santuarios en la región de Kedar-Badri en el Himalaya.

Después de haber alcanzado un elevado estado espiritual, Swami Ajatananda desapareció misteriosamente de su kutiya en Kaudiyala en algún momento entre febrero y abril de 1977. Nadie lo ha visto desde entonces.

Swami Abhishiktananda escribió sobre su discípulo:

...permanecerá enterrado durante muchos años, pero estoy seguro de que llegará el día en que el fruto de su silencio será maravilloso. Pero mientras tanto nadie debe molestarlo. Todo lo que quiere... es soledad.
— (Carta, 3.7.73)

Notas:
  1. Lit. "visión"; aquí, la visión de un sabio.
  2. El maestro espiritual que ha iniciado al discípulo.
  3. Swami Ajatananda, Prólogo a The Further Shore, Delhi, 1975, p. xi.
  4. Lit. “iniciación a la renunciación”. La vida monástica consiste en abandonar las ataduras mundanas, dedicarse a la contemplación y dedicarse únicamente a la meta de la Liberación o Realización espiritual.
  5. Santo deambular.
  6. Ermita.
  7. Limosna dada a un sadhu.
Fuente: https://ajatananda.org/sri-swami-ajatananda-saraswati/

Recursos

Recursos externos:

Artículos:

Marc, mon frère Non-Né (docplayer.fr)

Webs:
Webs: Ajatananda Ashram, Ajatananda Ashram en Español