Ruta de Sección: Inicio > Charlas > Artículo

Artículos - Rupert Spira

Permanecer como Consciencia en presencia de pensamientos

Por Rupert Spira
Rupert Spira

Pregunta: Cuando estoy meditando, a menudo me veo empujado a pensar y me quedo atrapado en los contenidos. Usted sugirió ser sensible a la forma en que el pensamiento nos aleja de nuestra experiencia actual. ¿Puedes decir más sobre eso?

Rupert: Cuando nos sentamos en silencio con la intención de meditar, nuestras actividades y compromisos normales se suspenden. Sin embargo, el pensar a menudo continúa a pesar de que, en la mayoría de los casos, ya no es requerido por nuestra circunstancia actual. ¿Por qué ocurre esto?

El pensar continúa porque nuestra experiencia actual se siente insuficiente. Hay una sensación de carencia. La mayor parte de nuestro pensamiento no es funcional, investigativo, creativo o celebrativo. Surge como un medio para evitar la incomodidad de la sensación de aburrimiento, malestar, irritación, insatisfacción, etc. En resumen, es un escape de nuestro sufrimiento en el presente hacia un pasado o futuro imaginario donde creemos que se encuentra la felicidad.

Cuando estamos sentados en silencio, los medios normales a través de los cuales escapamos de nuestra incomodidad (objetos, sustancias, actividades, etc.) ya no son posibles. Pero pensar proporciona una vía de escape. Aunque el pensamiento actual que nos aleja de nuestro sufrimiento hacia un pasado o un futuro parece bastante inocuo, todo nuestro sufrimiento está contenido en él. Pensar, en este caso, es el medio por el cual nos resistimos o escapamos del ahora.

Todo nuestro sufrimiento está contenido en el pensamiento: “No me gusta lo que está presente; quiero lo que no está presente”. De hecho, el ego o yo separado es creado, o al menos imaginado, con ese pensamiento. En ausencia de ese pensamiento, somos uno con el momento: participando en el flujo de la experiencia y respondiendo a lo que requiera sin separarnos, como entidad individual, del todo.

Cuando digo sufrimiento, no me refiero a la resistencia al dolor o al peligro, esa es una respuesta natural e inteligente del cuerpo, estoy hablando de sufrimiento psicológico. El sufrimiento psicológico siempre surge en nombre de un yo que, cuando se investiga, no se puede encontrar.

Entonces, en lugar de escapar de la incomodidad de tu experiencia actual a través del pensamiento, toma conciencia de la sensación incómoda que se encuentra detrás de ella. En otras palabras, en lugar de seguir tu pensamiento hacia un objeto, una persona o una situación en el pasado o en el futuro, retrocede, en dirección opuesta, hasta el sentimiento o sensación subyacente. Enfréntate a esa sensación en lugar de escapar de ella.

La paz que buscas nunca se puede encontrar escapando de tu experiencia actual hacia un pasado o futuro imaginario. Está detrás de tus sensaciones incómodas y de los pensamientos cuyo propósito es evitarlas. Es decir, se encuentra en lo más profundo de ti mismo.

Vuélvete hacia las sensaciones. Acógelas. Permítelas. Mientras te sientas con esta actitud, puede ocurrir un cambio en el que te reconoces a ti mismo como la acogida misma. Ya no estás perdido ni eres una víctima de la sensación. La sensación fluye a través de ti pero tú no fluyes con ella. Eres la apertura en la que está surgiendo. Eres la presencia espaciosa en la que surge y existe la sensación y en la que eventualmente se desvanece. Pero si se desvanece o no, no te concierne. Tú, esta acogida-sin-motivo estás, como el espacio vacío, siempre en paz independientemente de la presencia o ausencia de sentimientos y sensaciones.

Con el tiempo, debido a que la resistencia en esencia ha disminuido, la sensación de incomodidad disminuirá. Eventualmente desaparecerá. Sin embargo, la desaparición de la incomodidad es el subproducto y no el objetivo de la acogida. Esta acogida no tiene ningún objetivo. Es una con el momento y, por tanto, siempre y ya en paz.

El pensamiento seguirá surgiendo pero no compulsivamente. Cuando sea necesario para fines funcionales, de investigación, creativos o de celebración, el pensamiento tendrá lugar. Los únicos pensamientos que disminuirán son aquellos que surgen en nombre de un ego imaginario o yo separado. De hecho, libre de la tiranía de un yo imaginario en cuyo nombre surgen la mayoría de nuestros pensamientos, el pensar se liberará. Como resultado, se volverá más claro, más eficiente, inteligente y creativo.