Ruta de Sección: Inicio > Libros y extractos > Espinas para un buscador

Libros - Todd "Bala" Haydon

espinas para un buscador

Espinas para un buscador

Detalles del libro:

Título: ESPINAS PARA UN BUSCADOR
Título Original: Thorns for a seeker
Autor: Todd "Bala" Haydon
Nº de páginas: 108
Editorial: Trompa de Elefante
Año de edición: 2009
ISBN: 978-84-935659-8-5

Descripción:

Este libro es una recopilación de ideas que apuntan hacia la Verdad. El guru orienta al discípulo hacia la Verdad utilizando palabras y silencio. El lenguaje y las palabras tienen mucha importancia, ya que son las herramientas que permiten expresar las ideas, pero es esencial comprender que las ideas, los conceptos, no son la Verdad.

Con un estilo sencillo y cautivador, Todd Haydon —eminente doctor en Filosofía y profesor de la Universidad de Cincinnatti— expone por primera vez sus profundos conocimientos sobre filosofía Advaita con la sabiduría adquirida tras el suceso de la Iluminación. En esta deslumbrante obra, Haydon muestra que lo externo es efímero y pasajero, que la auténtica búsqueda conduce al interior del hombre, donde reside la verdadera felicidad.

De este modo, sus palabras y sus silencios nos conducen por el fascinante recorrido que desemboca en el corazón de la enseñanza Advaita: Si el ego por fin se disuelve, lo que queda es, precisamente, la paz que estaba buscando.

Introducción

Este libro es una recopilación de ideas que apuntan hacia la Verdad. El guru orienta al discípulo hacia la Verdad utilizando palabras y silencio. El lenguaje y las palabras tienen mucha importancia, ya que son las herramientas que permiten expresar las ideas, pero es esencial comprender que las ideas, los conceptos, no son la Verdad. Con esto en mente se han utilizado diversas metáforas para describir el proceso de búsqueda.

Una de ellas es la antigua metáfora hindú del Chandra Sankhya Nyaya o analogía del árbol de la rama de la luna. En esta analogía, una persona que vislumbra la luna trata de indicarle dónde está a otra persona. En ocasiones puede resultar difícil ver la luna, y más difícil aún lograr señalarla, porque en el cielo no hay nada que pueda ser utilizado como punto de referencia. El que ve la luna comienza por señalar algo que está a la vista, como un árbol, y dice: ¿Ves ese árbol? Sigue el tronco hasta donde se ramifica y sigue esa rama hasta el final. Sigue la dirección que indica la última hoja de la última ramita y allí está la luna.

Esta metáfora señala el hecho de que el maestro sólo puede guiar al discípulo hasta un cierto límite, a partir de conceptos. Más allá de ese límite, el buscador tiene que experimentar la Verdad y no puede contar con que el guru la experimente por él. También destaca el hecho de que la luna no tiene ninguna relación con las ramas del árbol y está a una enorme distancia de ellas, al igual que los conceptos no tienen nada que ver con la Verdad. Es fundamental recordar que incluso esta analogía es sólo un concepto.

Otra descripción del proceso de búsqueda proviene del sabio Ramana Maharshi, que vivió en los albores del siglo XX y que comparaba este proceso con el modo en que uno usaría una espina (un concepto) para sacar otra espina (otro concepto) que tuviera clavada en su carne. La clave está en no aferrarse a la espina. Por lo tanto, si alguno de los conceptos siguientes te ayuda a extraer (a eliminar) ideas profundamente implantadas, y ese nuevo concepto deja de ser útil, no olvides deshacerte de ambos, del nuevo y del viejo, (¡aunque no es necesario que tires también este libro!).

Una tercera descripción del proceso de búsqueda se sirve de la metáfora del saltador de pértiga que quiere superar una marca: necesita la pértiga para hacerlo pero, si no la suelta en el momento oportuno, la pértiga derribará el listón. En esta metáfora, la pértiga es el concepto, el saltador es el buscador y el listón es la duda que el buscador está tratando de superar.

Durante el proceso de búsqueda, las viejas ideas se van abandonando y la comprensión del buscador se profundiza. Llegado este punto, es posible que el buscador desarrolle un sentimiento de orgullo. Sin embargo, el orgullo constituye un obstáculo para la búsqueda porque implica un sentimiento de autoría personal y este sentimiento es como una cobertura que oscurece la Verdad, porque la Comprensión Verdadera consiste en el reconocimiento de que nunca has sido el buscador: no has hecho absolutamente nada.

De manera que no se debe pensar: Ahora ya lo sé. Nunca se alcanza un punto en el que se pueda decir: ¡Eso es! ¡Ésta es la Verdad!. En última instancia nadie sabe cuál es la Verdad. Lo que queda, cuando desaparece el ego, es la paz que éste estaba buscando.

Selección de textos:

ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter