Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Cuatro señales de que estamos experimentando...

Artículos - Steve Taylor

Cuatro señales de que estamos experimentando
un despertar colectivo

por Steve Taylor11 de junio de 2017
Despertar colectivo

¿Está el mundo "despertando"?

En círculos espirituales, a menudo se sugiere que la raza humana está en un proceso de despertar espiritual colectivo. ¿Es realmente cierto que estamos en un proceso de "despertar" como especie?

Permítanme, antes que nada, explicar lo que quiero decir con "iluminación" o (como prefiero llamarlo) "despertar". Lo considero un cambio hacia un estado más expansivo y de mayor funcionamiento en el que experimentamos un fuerte sentido de conexión con el mundo que nos rodea y con otros seres, una sensación de quietud y amplitud interior, y una mayor conciencia de nuestro entorno. Es un estado en el que trascendemos la identificación con la mente del ego y soltamos gran parte de la ansiedad y la inquietud que nos aflige en nuestro estado normal.

Hay una serie de señales de que este estado se está volviendo más accesible y normal para los seres humanos, y que está ocurriendo un "salto" colectivo.

1ª Señal: El despertar individual

En primer lugar, el despertar parece ser natural para una pequeña minoría de personas. Estas personas no están despiertas debido a una transformación repentina, o como resultado de décadas de práctica espiritual regular ― el despertar es simplemente su estado normal y natural. Tales personas generalmente no se conocen en un contexto espiritual. En cambio, a menudo se convierten en artistas creativos, poetas o pintores, como Walt Whitman o William Wordsworth. O tal vez se conviertan en idealistas o reformadores sociales, motivados por la compasión o el deseo de aliviar el sufrimiento, como Florence Nightingale o Peace Pilgrim.

2ª Señal: Experiencias temporales de despertar

Es muy común que las personas tengan destellos temporales del estado de despertar cuando están inactivas y relajadas, y sus mentes se vuelven serenas y tranquilas. Por unos momentos, emerge el estado de despertar, como el sol detrás de una pared de nubes. Esto sugiere que nuestro estado de sueño normal solo tiene un flojo control sobre nosotros y puede disolverse fácilmente, incluso si por lo general logra restablecerse.

3ª Señal: El impulso de despertar

Cada vez más personas parecen sentir instintivamente que algo anda mal con su estado normal de ser; que es limitado e ilusorio. Son conscientes de que están dormidos y quieren despertar. Como resultado, se sienten impulsados a investigar métodos para trascender su estado normal, como seguir prácticas y tradiciones espirituales. De nuevo, esto sugiere que nuestro estado de sueño está perdiendo su control sobre nosotros. Sugiere que un cambio evolutivo está construyendo un impulso dentro de nuestra psique colectiva.

4ª Señal: El despertar repentino de la agitación psicológica

No es raro que las personas que pasan por un estrés intenso y agitación ―tal vez relacionados con la pérdida de un ser querido, un diagnóstico o cáncer, alcoholismo o depresión― experimenten un cambio repentino hacia el despertar. Esto ocurre a menudo cuando han "tocado fondo", en el momento en que piensan que lo han perdido todo. Su identidad previa parece disolverse, y una nueva identidad "despierta" emerge repentinamente para reemplazarla, como una mariposa emergiendo de una crisálida.

Para quienes experimentan el despertar de esta manera, el estado de despertar parece emerger completamente formado, como si hubiera estado latente dentro de ellos, esperando la posibilidad de desplegarse. Aunque a veces hay períodos de confusión y perturbación a medida que el viejo estado de "sueño" se desvanece y el nuevo se establece a sí mismo, el proceso parece natural e inevitable. Y nuevamente, esto sugiere que el estado de despertar está listo para emerger dentro de nuestra psique colectiva. Ya está ahí, completamente formado e integrado, pero solo puede emerger (al menos para algunas personas) cuando el antiguo estado de sueño se disuelve.

Todas estas son señales de que el impulso del despertar está aumentando, que está comenzando a desarrollarse como la siguiente etapa en la evolución de la vida. En consecuencia, se está manifestando de varias maneras, de la misma manera que se manifiesta el nivel del agua que se desborda en ríos y lagos, y en nuevas corrientes, estanques y afluentes. El despertar también está aumentando y muestra señales de su aparición en todas partes.

Pero espera, podrías preguntar, ¿qué pasa con toda la negatividad en el mundo en este momento, el terrorismo, el consumismo y el nacionalismo? Quizás no deberíamos sorprendernos de esto. Cuando comienza una nueva fase, las características de la anterior a menudo se vuelven más fuertes y arraigadas, en respuesta a la amenaza de su desaparición. Los viejos rasgos están siendo amenazados y parecen afirmarse con más fuerza. Es casi como si, dentro de nuestra psique colectiva, el auto-sistema del sueño siente que está siendo reemplazado y está tratando de reforzar su control.

El papel del individuo en lo colectivo

Es importante recordar que nuestra propia psique individual está conectada, e influye, a nuestra especie como un todo. Cuando experimentamos el despertar como individuos, contribuimos al despertar de toda nuestra especie. Nuestro propio salto es parte del salto de toda nuestra especie. A medida que más y más de nosotros avanzamos hacia el despertar, es más fácil para otros hacer lo mismo. El esquema del estado del despertar se intensifica dentro de nuestra psique colectiva hasta que finalmente pueda reemplazar al sueño como el estado normal que todos los seres humanos desarrollan naturalmente en la edad adulta.

El universo quiere que despertemos y nos guiará hacia el despertar si creamos las condiciones adecuadas, hasta que, finalmente, el despertar se vuelva normal para toda la raza humana.

* * *

Este artículo está basado en el libro de Steve Taylor The Leap: The Psychology of Spiritual Awakening
Acaba de publicarse la versión española de este libro: El Salto - El Mapa del Despertar Espiritual