Ruta de Sección: Inicio > Libros > Artículo

Libros - Javier Melloni

Sed de Ser

Sed de Ser

Descripción:

Javier Melloni, teólogo y antropólogo especializado en mística comparada y diálogo intercultural e interreligioso, ofrece al lector una obra lenta y en tono poético, gestada poco a poco, para ser leída también pausadamente. Sus páginas se han destilado sin prisa alguna, impelidas por la necesidad de expresar lo que el título anuncia: la sed de Ser.

El autor ha dejado que el impulso y la inspiración de su sed recorran los diferentes ámbitos de la búsqueda y los encuentros. Así, se van sucediendo los temas como un río que fluye hacia el Mar e identificando algunos hitos del recorrido, algunas huellas y rastros que se han ido perfilando. Todo está abierto. Melloni comparte solo algunos de los sorbos que han calmado su sed y que tal vez puedan calmar también la sed de otros al vislumbrar que estamos inmersos en el Ser.

Javier Melloni Ribas

Javier Melloni (Barcelona, 1962), jesuita, teólogo y antropólogo, está especializado en mística comparada y diálogo interreligioso. Es miembro de Cristianisme i Justícia y ejerce la docencia en la Facultat de Teologia de Catalunya y en el Institut de Teologia Fonamental de Sant Cugat. Entre su producción literaria más reciente destacan Vislumbres de lo real, El Cristo interior, Voces de la mística (2 vols.) y Hacia un tiempo en síntesis.
Más información

Detalles del libro:
Título: SED DE SER
Autor: Javier Melloni
Editorial: Herder
Año de edición: 2020
Nº de páginas: 152
Encuadernación: Rústica con solapas
Formato: 12.2 x 19.8
ISBN: 978-8425432095

Presentación

Los libros tienen diferentes orígenes: unos brotan de una intuición o de un vislumbre; otros de un deseo o de una promesa; otros nacen por encargo o por oficio. Otros surgen por necesidad. Este ha nacido de ella.

Los libros también pueden ser rápidos, ágiles y ligeros, o lentos y densos. Este es un libro lento, gestado poco a poco, para ser leído también pausadamente.

Por ello, muchas de sus frases y algunas de sus palabras son consideradas como un verso y así se presentan: como unidades de sentido que convocan su propio espacio. Pero no es un libro de poesía. En todo caso, de prosa poetizante o poetizada.

Sus páginas se han destilado sin prisa alguna, impelidas por la necesidad de expresar lo que el título anuncia: el deseo de anegarse en el Ser que nos da el ser.

Esta sed de Ser es su impulso y su inspiración, y he dejado que recorriera los diferentes ámbitos de su búsqueda y de sus encuentros.

Así han ido apareciendo las partes y los capítulos de esta obra tal como se presenta, en la cual se propone identificar algunos hitos del camino, algunas huellas y rastros que se han ido distinguiendo.

 

Las páginas están distribuidas en una quaternitas, el número de la tierra, es decir, de nuestra existencia como vivientes, el ámbito donde surge nuestra sed:

La primera parte presenta diversos puntos de partida en una sucesión de referentes en los que comienza nuestro ser exsistente.

La segunda parte contiene el desplegarse de esos sustantivos que se convierten en verbos, acciones que requieren nuestro consentimiento y que trazan el recorrido irrepetible por el que cada uno inicia el regreso al Mar que nos atrae a través de nuestra sed.

La tercera parte recoge las interrupciones y caídas en la noche que aparecen sin ser llamadas y nos hacen madurar y crecer a pesar nuestro.

La cuarta contiene el fruto que propicia el paso por la oscuridad. El retorno al Mar queda enriquecido por todo lo que se ha vivido a lo largo del recorrido.

 

Cada etapa está difractada en siete aspectos, número de completud. Pero nada está más lejos de mi intención que presentar un proceso acabado.

Todo está abierto.

Comparto solo algunos de los sorbos que han calmado mi sed y que tal vez puedan calmar también la sed de otros.

Bendita necesidad que el Ser ha despertado en forma de Sed.

Sed ardiente y pausada a la vez
      que extrañamente se aquieta en un desierto de dunas
          que se mecen como olas de Mar
              donde la sed se colma de claridad
                  cuando la Presencia
                      se vislumbra.