Ruta de Sección: Inicio > Libros > Artículo

Libros - Douglas E. Harding

La ciencia de la Primera Persona
Sus principios, su práctica y su potencial

La ciencia de la Primera Persona

Descripción:

Los temas principales de este libro son: el corazón o núcleo central de la experiencia religiosa, es decir, la Iluminación ―que consiste en encontrar la verdad sobre uno mismo―, la ciencia ―que consiste en encontrar la verdad sobre todo lo demás― y la relación que existe entre ambas.

En él su autor afirma que la Iluminación es más verdaderamente científica que la ciencia misma y que sin ella la ciencia es solo la mitad de la historia, lo que ocasiona que esté plagada de contradicciones y de problemas irresolubles tanto a nivel teórico como práctico. También nos muestra que cuando finalmente giramos nuestra atención y dejamos de pasar por alto a Aquel que mira ―a la Primera Persona que se encuentra a este lado del microscopio, del telescopio o de las gafas―, estas contradicciones se resuelven por sí solas. El libro ofrece unos 37 ejemplos extraídos de campos del conocimiento tan diversos como la física, las matemáticas, la semántica, la epistemología o la psicoterapia con los que Harding demuestra que solo la Iluminación funciona y tiene pleno sentido.

El lector descubrirá que, después de todo, la Iluminación no es un misterio inalcanzable, sino algo perfectamente natural a lo que cualquiera puede acceder de forma instantánea siempre que realice un sencillo experimento, el test básico de la ciencia de la Primera Persona que describe este libro

Douglas Harding

DOUGLAS HARDING (1909-2007) fue un filósofo y maestro espiritual muy valorado y querido, así como un prolífico escritor, que desarrolló una forma única de despertar a la Fuente, de ver Quién somos realmente. Su enfoque, tan directo y efectivo como práctico y original, va derecho al Corazón, al Núcleo Central del asunto y nos lleva directamente a nuestra Verdadera Naturaleza, a nuestra Divinidad. / Más información

Detalles del libro:
Título: LA CIENCIA DE LA PRIMERA PERSONA
Subtítulo: Sus principios, su práctica y su potencial
Título Original: The Sciencie of the 1st Person
Autor: Douglas E. Harding
Traducción de: Diego Merino Sancho
Editorial: The Shollond Trust
Año de edición: Febrero 2021
Nº de páginas: 156
Encuadernación: Rústica
Formato: 14 x 21,5
ISBN: 978-1908774811

Del Prólogo

El propósito de este libro es contextualizar en un enfoque rotundamente moderno y occidental la enseñanza esencial y el objetivo de la religión espiritual ―objetivo que recibe el nombre de Despertar, Iluminación o Liberación― . Me propongo mostrar la enorme precisión con la que esta antigua sabiduría precientífica encaja en la escena contemporánea, dominada por la ciencia, una vez que ha sido despojada de los adornos que tradicionalmente se le añaden, de sus rarezas sectarias y su lenguaje sagrado. Si bien coincido en que la ciencia moderna es válida ―y, de hecho, indispensable― en el campo de actuación que le es propio, sostengo que la sabiduría antigua va mucho más allá, que en un sentido muy real es más científica y más sensata de lo que la ciencia, tal como la conocemos, podría llegar a ser jamás, y que, de hecho, es su complemento práctico y teórico. Dicho en otras palabras, en las siguientes páginas defenderé que la ciencia objetiva occidental es solo la mitad de la ciencia real (siendo la otra mitad la ciencia del Sujeto o de la Primera Persona) y que nuestros problemas se deben a que la tomamos como la única que existe. Nuestro objetivo aquí será empezar a corregir este error y presentar la Iluminación de una manera que la mentalidad científica occidental pueda entender y poner en práctica de inmediato.

Así pues, en primer lugar veremos brevemente el procedimiento que sigue la ciencia ordinaria (la ciencia de lo observado, del objeto o la tercera persona, lo que, para abreviar, denominaremos la ciencia-3). Después lo compararemos con el procedimiento de su complemento (de la ciencia del observador, el Sujeto o la Primera Persona; la ciencia-1, para abreviar), y finalmente ofreceremos numerosos ejemplos ilustrativos ―37 para ser precisos― de cómo la ciencia-1 rectifica y completa a la ciencia 3 en detalle.