Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Artículo

Artículos - Yongey Mingyur Rinpoche

La felicidad duradera

por Yongey Mingyur Rinpochelion's roar - 19 de enero de 2012

Es sorprendentemente fácil lograr la felicidad duradera ― solo tenemos que comprender nuestra propia naturaleza básica. La parte difícil, dice Mingyur Rinpoche, es superar nuestro mal hábito de buscar la felicidad en experiencias pasajeras.

Felicidad duradera

He viajado por todo el mundo enseñando a la gente a meditar. Ya sea que esté hablando con un grupo grande o charlando con algunas personas en privado, parece que todos quieren saber lo mismo: ¿Dónde se encuentra la felicidad duradera? Es cierto que no todo el mundo formula esta pregunta de la misma manera ―es posible que algunas personas ni siquiera sepan qué es lo que están preguntando― pero cuando reducimos nuestros muchos deseos, esperanzas y temores a su esencia, esta suele ser la respuesta que buscamos.

Para aquellos de nosotros que seguimos un camino espiritual, podemos pensar que sabemos la respuesta. Cualquiera que estudie las enseñanzas del Buda, por ejemplo, podrá decirte que la verdadera felicidad se encuentra dentro. Pero si realmente entendemos que nuestra naturaleza básica ya es pura y completa, ¿por qué seguimos actuando como si nuestro nivel de satisfacción dependiera del tamaño de nuestro sueldo, de la calidad de nuestras relaciones o de la cantidad de experiencias placenteras? En otras palabras, ¿por qué esperamos que las cosas que son efímeras y cambiantes por su propia naturaleza nos proporcionen algo estable y seguro?

La respuesta es bastante simple: es un mal hábito. Hemos creído en este mito durante tanto tiempo, que se necesita un tiempo para que cualquier nueva comprensión se filtre hasta el centro de nuestro ser. Además, a menudo incorporamos esta misma mentalidad ―la expectativa de que las experiencias temporales puedan producir una felicidad duradera― también en nuestra práctica de meditación. Confundimos las experiencias fugaces de paz y relajación con la verdadera relajación de sentirse a gusto con lo que se manifiesta en el momento presente. Creemos que calmar la mente significa deshacerse de los pensamientos y las emociones turbulentas, en lugar de conectarse con la espaciosidad natural de la conciencia misma, que no mejora cuando no hay pensamientos ni empeora cuando los hay. Y perseguimos experiencias efímeras de dicha y claridad, mientras nos perdemos la profunda simplicidad de la conciencia que está con nosotros todo el tiempo.

Lo que quiero decir aquí es que debemos ser pacientes con nosotros mismos y con el proceso de aflojar este condicionamiento profundamente arraigado. La buena noticia es que todo lo que escuchamos sobre la meditación es realmente cierto. Nuestra naturaleza esencial es realmente completamente pura, íntegra e infinitamente espaciosa. No importa lo atrapados que nos sintamos por la ansiedad, la depresión o la culpa, siempre hay otra opción disponible para nosotros ― una que no nos pide que dejemos de sentir lo que ya sentimos, o que dejemos de ser quienes y lo que somos. Muy al contrario, cuando sabemos dónde mirar y cómo mirar, podemos encontrar la paz mental en medio de las emociones turbulentas, una percepción profunda en medio de una confusión total y las semillas de la compasión en nuestros momentos más oscuros, incluso cuando nos sentimos completamente perdidos y solos.

Esto puede parecer demasiado bueno para ser verdad. De hecho, debo admitir que la primera vez que escuché esto, me pareció demasiado fácil y demasiado conveniente. En realidad, pasaron varios años antes de dejar de usar la meditación como un martillo, tratando de vencer todos mis sentimientos dolorosos y pensamientos crueles. No puedo decirles lo difícil que fue enfrentarme continuamente a la tempestad de mi propia ansiedad mientras todavía me aferraba a la idea de que los pensamientos y las emociones difíciles me impedían saborear la verdadera paz mental.

No fue hasta que me di por vencido por la desesperación que finalmente vi la verdad de lo que mis maestros me habían estado diciendo todo el tiempo. Lo que me enseñaban una y otra vez, esperando pacientemente a que yo viera por mi propia experiencia lo que ellos mismos habían aprendido, fue que el amor, la compasión y la sabiduría se manifiestan todo el tiempo. No se trata de que somos puros en lo más profundo de nuestro ser, y que de alguna manera en la superficie todo es un desastre. Más bien, somos puros por dentro y por fuera. Incluso nuestros hábitos más disfuncionales son manifestaciones de esta bondad básica.

Solo hay un problema: no vemos esta verdadera naturaleza en el momento presente, y menos aún la compasión y la sabiduría innatas que surgen de ella. Incluso cuando comprendemos intelectualmente que tenemos la naturaleza de Buda ―el potencial para despertarnos del letargo de la ignorancia y el sufrimiento― rara vez reconocemos esta pureza innata en el momento presente. Lo vemos como una posibilidad lejana, como algo que podemos experimentar en algún momento en el futuro, o tal vez incluso en otra vida.

Sin embargo, estas cualidades iluminadas están realmente presentes, incluso ahora mismo, en este mismo momento. ¿No me crees? Bueno, tomemos un momento para ver si esto es cierto. ¿Por qué estás sentado aquí leyendo este artículo? ¿Por qué estás interesado en la meditación? Apuesto a que al menos parte de la razón es que quieres ser feliz. ¿Quién no? Ese deseo de ser feliz es la esencia de la bondad amorosa. Una vez que reconocemos este deseo básico en nosotros mismos, viendo cómo se manifiesta todo el tiempo de tantas pequeñas formas, podemos comenzar a extenderlo a otras. De manera similar, la otra cara de querer ser feliz es el deseo de estar libre de sufrimiento. Una vez más, apuesto a que de alguna manera, el impulso por liberarte del sufrimiento te está motivando en este mismo momento. Este simple deseo es la esencia de la compasión. Y por último, hay que decir que aunque queremos ser felices y libres de sufrimiento, a menudo hacemos cosas que nos traen el resultado contrario. Reflexiona por un momento sobre cómo te sientes en esos momentos. Cuando buscas la felicidad duradera en algún lugar, nunca la encontrarás. Al encender la televisión, por ejemplo, ¿no puedes sentir en tus entrañas que algo no está bien? ¿No hay una sutil sensación molesta de que tal vez estás buscando la felicidad en el lugar equivocado? Bueno, esa es tu llamada de la naturaleza de Buda, tu sabiduría innata.

Verás, no tenemos que mirar fuera del momento presente para experimentar la sabiduría, la compasión y la pureza ilimitada de nuestra verdadera naturaleza. De hecho, estas cosas no se pueden encontrar en ningún otro lugar que no sea el momento presente. Solo necesitamos hacer una pausa para reconocer lo que siempre está justo frente a nosotros. Este es un punto crucial, porque la meditación no se trata de cambiar quiénes somos, ni de convertirnos en mejores personas, ni siquiera de deshacernos de hábitos destructivos. La meditación se trata de aprender a reconocer nuestra bondad básica en la inmediatez del momento presente, y luego nutrir este reconocimiento hasta que se filtre en el núcleo mismo de nuestro ser.

Mingyur Rimpoché
Yongey Mingyur Rimpoché

Es un maestro de meditación en los linajes Kagyu y Nyingma del budismo tibetano. Es el maestro guía de la Comunidad de Meditación Tergar, una red global de grupos y centros de meditación.

Más información

Fuente: Lion's Roar