Ruta de Sección: Inicio > Charlas > Las implicaciones morales del despertar espiritual

Artículos - Andrew Cohen (2007)

Las implicaciones morales del despertar espiritual

por Andrew Cohen Extraído de un seminario en Boston, Massachusetts (8 octubre 2007)
Andrew Cohen

Pregunta: En el contexto de la participación en la evolución de la conciencia, ¿qué tan importante es la experiencia espiritual del despertar? ¿Podemos "fingirla hasta conseguirla" o es necesario tener esa experiencia directa para participar plenamente?

Andrew Cohen: Hay dos dimensiones en la enseñanza de la Iluminación Evolutiva. Evolución se refiere al desarrollo vertical, e iluminación se refiere a la experiencia de la consciencia más allá del ego. Así que cuando dices "la experiencia espiritual del despertar" supongo que te refieres a la experiencia de la consciencia más allá del ego. Esto es cuando tenemos una experiencia directa de lo ilimitado, cuando los límites emocionales, psicológicos y cognitivos se desprenden y el yo es catapultado hacia un estado de consciencia más allá de todas las limitaciones habituales. De repente hay una sensación de libertad infinita. Y este tipo de despertar es el fundamento mismo de la evolución de la consciencia.

La forma en que normalmente funciona es que si hemos oído hablar del despertar, entonces, por supuesto, nuestro corazón comienza a desearlo, desea alivio y liberación. Entonces empezamos a hacer todo lo posible para tener esa experiencia ― oramos, meditamos, leemos, pasamos tiempo en compañía de personas que creemos que tienen algún grado de iluminación. Buscamos hasta alcanzar algún tipo de avance, hasta encontrar acceso a esa consciencia. Idealmente, una vez que hemos tenido una experiencia, nos convencemos: la consciencia es real. Tal vez la experiencia en sí no dura, tal vez tengamos otra experiencia, pero tarde o temprano tiene que llegar un punto en el que llegue la comprensión. Sabemos que hay un campo infinito de todo lo que existe y que eso es la naturaleza más profunda de nuestro propio ser. ¿Por qué? Porque lo hemos experimentado.

Idealmente, nuestra orientación a la vida debe cambiar como resultado de una experiencia espiritual profunda. Cada vez que trascendemos los miedos y deseos del ego individual y colectivo, descubrimos una perspectiva completamente diferente sobre lo que significa ser un ser humano ― una perspectiva que trasciende el estrecho y limitado mundo personal del ego. Y eso es realmente lo que es tan importante en el descubrimiento de estados de consciencia más elevados y más profundos. Una vez que hemos saboreado esos estados elevados y estamos convencidos de que son reales, tarde o temprano tiene que llegar el momento de darnos cuenta de que ahora nuestra práctica espiritual ya no es simplemente tratar de tener más experiencias espirituales, sino de aplicar lo que nos ha sido revelado en las experiencias que ya hemos tenido.

Así que aplicaría el enfoque de "finge hasta que lo consigas" después de la experiencia del despertar. Cuando estamos convencidos experiencialmente, llega un punto en el que tenemos que empezar a actuar de acuerdo a lo que hemos comprendido que es verdad. En mi enseñanza, eso es un imperativo moral. Ya no se trata de ti. Ya no importa cuán seria y profunda sea tu experiencia en un momento dado. Lo importante es: ¿Qué tan real estás siendo en relación a lo que sabes, ya sea que te sientas "en contacto" con ello a nivel de la experiencia o no? Eso es un asunto de desarrollo moral.

Un ejemplo muy poderoso de esto, que probablemente todos hemos escuchado, es la historia reciente que salió sobre la Madre Teresa. Ella era un ejemplo de fe y entrega increíble que inspiró a millones de personas, y sin embargo ella misma, ahora sabemos, estaba en un estado de agonía porque se sentía emocionalmente desconectada de su amado Dios. Pero ella estaba convencida por sus experiencias iniciales, y después cambió completamente su vida ― y hay que ver lo que se hizo posible como resultado. Ahora, obviamente, ojalá que no todos tuviéramos que experimentar un período tan prolongado de sequedad espiritual como el que ella aparentemente tuvo que soportar. Pero el punto es que todos necesitamos pasar de ser atraídos inicialmente hacia un desarrollo más elevado porque oímos acerca de la promesa de infinitud, a tener la experiencia, a convencernos, para entonces actuar sobre esa convicción independientemente de cómo nos sintamos.

¿En qué momento lo que estamos haciendo y por qué lo estamos haciendo se vuelve más importante que cómo nos estamos sintiendo? En la iluminación evolutiva, lo que estoy tratando de hacer es llevar a la gente hasta ese punto en su propio desarrollo donde comienzan a preocuparse más por su relación con la vida y el efecto que realmente están teniendo en el mundo que por tener determinado tipo de experiencias. Y la forma en que mido el desarrollo espiritual de una persona se basa siempre en lo profundo de su esfuerzo por transformarse en relación con lo que realmente ha comprendido.

Por supuesto, nadie quiere sentirse mal y todo el mundo quiere sentirse bien. Pero el punto es, ¡Dios no creó el universo solo para que tú o yo pudiéramos tener logros espirituales y sentirnos bien! Muchos de nosotros en estos días nos acercamos al camino espiritual como si el único propósito de todo esto fuera nuestra propia paz y felicidad. Por lo tanto, una de las cosas que estoy tratando de compartir con tanta gente como sea posible es el reconocimiento de que un signo de desarrollo moral, desarrollo espiritual y desarrollo filosófico es renunciar a esa ridícula idea.

Yo personalmente he llegado a la conclusión, y en este punto no me queda la menor duda, que la razón por la que Dios creó el universo es para que el proceso en sí pudiera desarrollarse. Y en este momento de la historia, es el individuo que despierta en la vanguardia del desarrollo cultural el que tiene que encontrar la madurez espiritual para asumir la responsabilidad de la evolución del proceso mismo en el nivel de la consciencia. Así que una vez que nos convencemos más allá de toda duda de quiénes somos, más allá del ego, en el nivel de la consciencia, es esencial que hagamos el esfuerzo espiritual para desarrollarnos y llegar a ser una expresión de esa libertad sin ego en acción. Es entonces cuando nuestro propio despertar espiritual se convierte en el fundamento ilimitado que nos faculta para asumir la responsabilidad de crear el futuro ― que es el punto principal de la Iluminación Evolutiva.