Ruta de Sección: Inicio > Charlas > La Inteligencia Pura es Silencio

Artículos - Robert Adams (1991, T56)

La Inteligencia Pura es Silencio

por Robert Adams
Robert Adams

Robert: Me alegro de estar de nuevo con ustedes. ¿Y si les dijera que ustedes son la realidad absoluta, me creerían?

Estudiante: Sí.

R: ¿Tú lo harías? ¿Por qué? (S: Porque es la verdad.) ¿La verdad de quién? (S: La verdad.)

Robert continúa: Es una palabra. La realidad absoluta. ¿Pero puedes identificarte con eso? ¿Puede ser tu verdad? Desafortunadamente la mayoría de nosotros creemos que tenemos que pasar por experiencias. Tenemos que realizar sadhana. Tenemos que practicar disciplinas espirituales. Tenemos que hacer todo tipo de cosas extrañas. Y luego, si Dios nos quiere, nos convertiremos en auto-realizados. Es todo una mentira. Has sido hipnotizado para creer en todo lo que crees, todo. Por ejemplo, si piensas que aceptas la verdad y eso te ayuda, estás equivocado.

A modo de ejemplo, si les pregunto si el mundo es real, entonces la mayoría de ustedes diría que no. Pero eso es ridículo, porque la inteligencia relativa que dijo esas palabras es la misma inteligencia relativa que mantiene al mundo unido. Como veis, las dos vienen del mismo lugar. ¿Me siguen? El mundo es inteligencia relativa. Cuando dices que el mundo no es real estás hablando desde la inteligencia relativa. Si supieras la respuesta, te darías cuenta de que es el silencio. La respuesta es el silencio, la inteligencia pura.

La realidad es inteligencia pura. El mundo no tiene nada que ver con eso. Ni tampoco tu boca, o tu cuerpo o tu mente. ¡La inteligencia pura es el silencio, sat-chit-ananda, Para-brahman, la conciencia pura! Eso eres tú. Cuando lo expresas y piensas en ello, no eres eso. Pero cuando lo sueltas y te vuelves silencioso sin pensamientos, entonces te conviertes en puro ser, y no tienes absolutamente nada que ver con el mundo. Así que el mundo es real, en la medida en que crees que tu cuerpo es real. No puedes creer en tu cuerpo y tu mente, y creer que el mundo es falso. Sólo cuando trasciendes tu ego, entonces te conviertes en la inteligencia pura, que es lo que siempre has sido de todos modos. De lo contrario, es como si el sol viajara a través de todo el universo buscando la luz, y le preguntara a la luna, "¿Me puedes mostrar donde está la luz?" Porque le parece que la luna tiene luz. Así que la luna cree que tiene sabiduría. No se da cuenta que está reflejando la luz del sol. Se cree que tiene luz propia.

Lo mismo ocurre con nosotros. Creemos que somos seres mortales vivientes. Creemos que tenemos sustancia y nuestra mente nos dice que tenemos que pasar por todo tipo de experiencias para aprender, para llegar a ser un súper ser, convertirnos en un superhombre, romper el caparazón de los chakras, y todo lo demás. Así que trabajamos toda nuestra vida tratando de lograr esto. Al final caemos muertos. Y seguimos de nuevo. Pensando, juzgando, manipulando, buscando, pasamos por eso una y otra vez, hasta que llega el momento en que nos decepcionamos por todo este asunto. Y eso, amigos míos, es lo mejor que puedes hacer. Estar decepcionado por toda la enseñanza. Y luego la sueltas. Dejas de luchar. Dejas de tratar de lograr cualquier cosa. Dejas de intentar ser inteligente. Simplemente te relajas. Y tu divinidad brilla por sí misma. No hay nada que necesites. Cuando hago esta declaración y las siguientes declaraciones, tu mente empieza a pensar. Cuando dije que no hay nada que necesites algunos de ustedes empiezan a pensar en las cosas que necesitan. No hay nada que tengas que llegar a ser. No hay nadie que tengas que buscar fuera, para que te ayude.

¿Puedes aceptar que todo sucede por sí mismo? Bien, pues así es. Suena extraño lo sé, porque te han enseñado a creer que a menos que hagas que suceda, no va a suceder. Pero tú has sido programado. Has sido programado desde que naciste. Y has sido programado de otras vidas. Así que todo lo que eres ahora, es un montón de programación. Eso es todo lo que eres. Un paquete de programas.

Eres predecible. ¿Cómo actuarás cuando ciertos incidentes sucedan delante de ti? ¿Cómo vas a reaccionar cuando veas ciertas cosas en tu vida? Ahora mismo puedes pensar que tienes todo bajo control, pero si vas a tu casa y te enteras de que tu esposa se escapó con el lechero, no estarías muy feliz, ¿verdad?

Las cosas aún te controlan. Las situaciones todavía te hacen reaccionar. Todo eso tienes que dejarlo de lado. Para llegar a ser libre tienes que estar vacío, sin ideas preconcebidas, sin conceptos, sin juicios, sin el conocimiento humano. Tienes que estar completamente vacío. Cuando estás vacío eres como el espacio. El espacio aparece como nada. Sin embargo, el espacio está lleno de energía. Hace poco leí un artículo donde los científicos iban a cultivar alimentos en el espacio. Van a cultivar alimentos del espacio. Ya has oído sobre el cultivo de alimentos bajo el agua. Bueno, ellos predicen que toda la tierra y toda la masa de agua se agotará en los próximos años, entonces tendremos que cultivar alimentos en el espacio. No me refiero en el espacio exterior fuera de la tierra. Quiero decir en el espacio aquí. De la nada.

Lo que ustedes llaman espacio es Consciencia. Aparece como nada (no-cosa) a ustedes debido a sus cuerpo-mente fenoménicos. Si en realidad fueras capaz de comprender y ver en lo que estás inmerso, tu cuerpo no podría soportarlo. Todo a tu alrededor en este momento, en diferente dimensión, está todo lleno de algún tipo de partículas, radiaciones, electromagnetismo y mucho más. Pero no te afecta, porque tu cuerpo-mente está hecho de esa manera. Sin embargo, no eres tu cuerpo o tu mente. Eres la consciencia pura. Eres el espacio. Eres el vacío, el nirvana. Entonces, ¿qué vas a hacer al respecto? ¿Llorar? ¿Enfadarte? ¿Afectarte por las palabras o acciones de las personas?

Parece que hay dos tipos diferentes de realización. Una de ellas es cuando trasciendes y sigues siendo consciente de ti mismo. Estás separado de lo universal, pero has trascendido. La otra es cuando has trascendido el cuerpo de manera tan completa que te has convertido en omnipresente. Te has convertido en el universo. Ya no hay yo y mío. Ya no crees en yo soy dueño de esto, y tú no. Esto es mío. Te has convertido en el universo y pensamientos como mío y tuyo ya no entran en tu mente. Pero en la del primer tipo, todavía eres consciente de ti mismo como consciencia, pero no consciencia universal, sino conciencia personal.

Puedes saber si estás llegando allí por la forma de ver las cosas. Si estás empezando a sentir que eres como la pantalla, y que todo, todo lo que ves, incluyendo tu cuerpo, es una superposición en la pantalla, y te sientes radiantemente feliz por ninguna razón, sabes que has recorrido un largo camino. Pero cuando te sientes como una de las imágenes en la pantalla, y no te acuerdas de que eres la pantalla, entonces sigues siendo parte del mundo.

Puede sonar extraño, pero todo, los árboles, el cielo, la luna, el sol, la gente, tus familiares y tu cuerpo, tu mente, son todos superposiciones sobre ti mismo. Sólo el escuchar esto debería hacerte feliz. Tú eres el Ser imperecedero. Nunca ha habido un momento en el que hayas nacido, y nunca habrá un momento en que desaparezcas. Tú eres eso. Tú eres ese Ser, sin otros. Despierta. Conócete a ti mismo por lo que eres en realidad. Deja de creer que eres un hombre o una mujer, y que pasas por ciertas experiencias. Deja de creer que tienes que resolver tu karma y que todo lo que te sucede es kármico. Eso es pensamiento humano. Deja de creer que Dios te castiga y Dios te recompensa. No existe tal Dios. Despierta. Estás viviendo el sueño mortal y te lo estás creyendo. Nada puede nunca sucederte. No hay nadie llamado tú. Tú no existes. Ninguna cosa que puedas imaginar existe. La realización no existe. La liberación no existe. No existe porque tienes que pensar en ella. Y, por supuesto, todo en lo que piensas es falsa imaginación. Sólo puedes confirmar esta verdad en el silencio.

Me doy cuenta de que sólo veo a la mayoría de ustedes alrededor de cuatro horas por semana, y el mundo os tiene la mayor parte del tiempo. Maya es muy fuerte. No te engañes. No existe, pero parece muy sólida. Echa un vistazo a tus acciones esta semana y verás lo que quiero decir. Todo es maya. Es como un mago haciendo trucos de magia contigo. Haciéndote creer que lo falso es real, y que lo real es falso. Y tú lo aceptas. ¡Déjalo ya! Sé libre. Todo lo que tienes que hacer es renunciar a tus pensamientos. Deja de tratar de analizar. Quédate totalmente quieto, en silencio. No hay nadie a quien buscar. No hay lugar a donde ir. No hay absolutamente nada que hacer.

Es demasiado simple, es por eso que no lo harás. Quieres implicarte, ¿verdad? Quieres participar en todo tipo de enseñanzas. Deseas almacenar conocimientos en tu cabeza. ¿No puedes entender que esto es lo que te retiene? Estás leyendo todos esos libros, yendo a todas esas enseñanzas, acumulando todos esos conocimientos. Y te estás volviendo cada más inteligente y más inteligente y más inteligente, y quedando atrapado en la trampa de maya. ¿Por qué piensas que tienes que aprender un idioma extranjero, como el sánscrito? ¿Por qué piensas que tienes que aprender la Cábala? ¿Por qué crees que tienes que aprender todas estas diferentes enseñanzas, el Zen, el Budismo, el Tao? ¿Qué obtienes de todo eso? Conocimiento humano. Aprendes a dejar sin habla a todo el mundo con tu profundo conocimiento. Pero luego cuando estás solo, te vuelves como un niño pequeño. Te das cuenta de que estás jadeando, y sientes necesidad. Tienes deseos. Te conviertes en un ser humano complicado.

Esta es la razón por la que en los viejos tiempos los seres se realizaban más rápidamente. Porque no tenían papel para hacer libros. No había lápices ni bolígrafos para escribir. No tenían el transporte que tenemos hoy en día, para poder correr de un gurú a otro. Tenían que quedarse donde estaban y averiguar por sí mismos. Todas las respuestas que estás buscando están dentro de ti. No hay ningún lugar a donde tengas que ir. Todo lo que quieres ya lo posees. Simplemente no puedes verlo porque estás muy implicado en el ego.

Hay un sustrato de la existencia llamado consciencia. Otro nombre para esta consciencia es felicidad, dicha. Es omnipresencia. Al comenzar a fusionarte con ella, se convierte en ti. Es tu naturaleza real. Es auto-contenida. El mundo, el universo, no salió de ella. Voy a repetir eso. Hay enseñanzas que te dicen que el mundo es una modificación de la consciencia, y que tenemos que volver a la consciencia. No hay nada a donde volver.

La consciencia (consciousness) es conciencia pura (pure awareness). Es consciente de sí misma como realidad absoluta. El mundo es como un reflejo en el espejo. ¿De dónde vino el reflejo? De ninguna parte, porque en realidad no existe. No puedes tratar de agarrar la imagen en el espejo, porque agarras el espejo. Cuando despiertas comprendes que eres el espejo y el reflejo del mundo es como el agua en el espejismo, como la serpiente en la cuerda, como el cielo es azul. ¿Por qué ocurre esto? No lo hace. Parece ocurrir. ¿Por qué parece ocurrir? No lo hace. La apariencia parece ocurrir. ¿Por qué la apariencia parece ocurrir? No lo hace. Parece que parece que parecer ocurrir. Y podemos seguir así toda la tarde.

Es difícil para la mente humana comprender que no eres lo que pareces ser, sin embargo, esto es exactamente lo que tenemos que hacer. Siempre que crees que eres humano y que tienes que luchar para salir de ahí, aprendiendo algunas técnicas de yoga, o meditación, o por cualquier otro método, tienes un largo camino por recorrer. Ya eres eso. Eres eso que buscas. No hay nada más. No hay técnicas reales. La razón de que Ramana Maharshi, Nisargadatta y otros dieran técnicas se debe a que el estudiante aspirante esperaba algo.

A modo de ejemplo, si estuvieras en mi ashram y vinieras a preguntarme todas estas preguntas estúpidas, sólo te miraría y no contestaría. Y tendrías la respuesta. Pero como siempre hay gente nueva que tiene ciertas preguntas, y yo sólo les veo cuatro horas a la semana, les doy todas estas respuestas. Que no tienen ningún sentido. Y crees que has encontrado una respuesta a tu pregunta. Pero tú no eres el preguntador, y no hay ningún sitio a donde vaya la respuesta. Tú eres la inteligencia pura. Y como inteligencia pura, no hay pregunta y no hay respuesta.

Entonces, ¿qué es lo que buscas? ¿Qué deseas? Tu mente debe ser un espacio en blanco cuando te pregunto esto. Si piensas que quieres algo, o si necesitas algo, estás cometiendo un error. No soy más que un reflejo de ti mismo. Tú me ves como a ti mismo. Por lo tanto, lo que piensas de ti mismo lo ves en mí. Pero cuando yo te veo, veo a mi Ser con S mayúscula. Para mí no hay otros. Todo es el único Ser. Cuando me refiero a mí mismo, me estoy refiriendo a la realidad absoluta y aquellos de ustedes que están listos, porque digo que el Ser Es omnipresencia, aquellos de ustedes que están listos se fusionan en el Ser y también se convierten en eso.

Pero no hay separación. No hay yo y tú. Sólo hay yo como tú. Yo, es decir el Ser. Tú, es decir el Ser. Sólo hay el Ser, y nosotros somos eso. Así que despierta. Deja de pensar en formas y medios para llegar a ser auto-realizado. Sé libre. Todo está bien. Todo está muy bien. Todo siempre ha estado bien. OM, shanti, shanti, shanti, OM, shanti, paz.

Robert Adams, 25 abril 1991 (Transcripción 56)
Fuente: Robert Adams Satsangs - The Collected Works (eBook version)