Ruta de Sección: Inicio > Charlas > Charla intro Bob

Artículos - Bob Adamson

No-dualidad (Charla introductoria)

por "Sailor" Bob Adamson
Bob Adamson

Si estáis buscando la verdad, la realidad, Dios o como queráis llamarlo, os sugiero que comencéis con la única realidad que estáis absolutamente seguros ―que es el hecho de vuestro propio ser. No hay nadie sentado aquí que pueda decir 'Yo no soy'. Cada uno de nosotros sabe que 'Yo soy'. Pero este pensamiento 'Yo soy' no es la realidad. Es lo más cerca que conseguiréis estar con la mente.

Ese 'Yo soy' es sólo una traducción de la mente de ese sentido de presencia, la conciencia de presencia o la presencia de esa conciencia. Esta es la única realidad de la que estamos absolutamente seguros. Nadie bajo cualquier circunstancia puede decir que 'Yo no soy'. Este conocimiento está siempre y constantemente con nosotros. Y es por eso que decimos que lo que estáis buscando ya lo sois.

Lo que hablamos aquí está basado en lo que nos dicen las tradiciones antiguas. En Advaita, por ejemplo, lo llaman el uno-sin-segundo-no-dual. El "uno-sin-segundo" significa que no puede haber otra cosa que 'uno', nada hay fuera de 'uno'. En las escrituras Dzogchen lo llaman presencia de conciencia no-conceptual, siempre-nueva, auto-resplandeciente. Y si examinas esto, te está describiendo a ti, a mí y a todo lo demás.

Esa presencia de conciencia es no-conceptual. No necesitas tener un concepto de ella. Es siempre nueva porque no tiene un principio ni un final. Es auto-resplandeciente como el sol. Brilla por sí misma. No necesita una luz para decir 'estoy brillando'. Y eso es lo que es, eso de lo que no puedes escapar, no puedes escaparte [separarte](1) de la presencia-conciencia.

Todas las tradiciones te dirán que es omnipresente, omnipotente, omnisciente. Que es toda presencia [materia], todo poder [energía] y todo conocimiento [conciencia]. Esto es constantemente repetido a través de las eras. No es nada nuevo, y es obvio, evidente y sencillo por sí mismo. No puede haber nada más sencillo que [el] uno. Pero sin embargo lo pasamos por alto. Lo pasamos por alto, pura y simplemente, porque buscamos una respuesta en la mente.

Si preguntas a la mente, verás que la mente es tiempo, y el tiempo nunca puede ser omnipresente. Incluso el concepto 'presencia' no es lo que la seidad o la actualidad es porque presencia (como concepto) es una parte del tiempo: pasado, presente y futuro.

La misma idea de que hay algo que buscar y alguien que busca implica tiempo, y tiempo es mente. Es por eso que nunca encuentras la respuesta en la mente. Para la mente, presencia-conciencia es nada [ninguna-cosa](2). No tiene ninguna forma, patrón, no tiene tiempo, no tiene espacio, no tiene principio ni fin. Por lo tanto es ninguna-cosa. Lo llaman 'vacío'.

La mente no puede comprender [pensar en] nada [no-cosa]. No le gusta la nada. La mente, siendo ella misma una cosa, es dualista. Está siempre dividiendo entre los pares de opuestos, entre cosas. No puede conocer, concebir o comprender la nada. Todo esto indica el hecho de que puedes haber estado mirando en la dirección equivocada. Todos vosotros sois personas inteligentes. Algunos podéis haber estado buscado durante años. Habéis ideado tantas cosas en la mente, pero sin embargo no podéis encontrar esto porque creéis que es alguna sensación, concepto o idea mental de la que hemos leído en libros o de la que la gente ha hablado. Buscamos algo similar, y así pasamos por alto la 'no-coseidad' de ello.

Tenéis que considerar estas cosas. Necesitan ser examinadas y comprendidas. ¿Soy este cuerpo, por ejemplo? ¿De qué está hecho este cuerpo? Lo investigamos, lo examinamos y vemos que no es nada más que elementos. Es un 80% de agua. Además hay aire, espacio, materia, fuego. Son solamente elementos. Los elementos se pueden dividir en partículas subatómicas, en nada [no-cosas]. Examinad esto de nuevo y veréis también que no podéis estar separados de los elementos. Este cuerpo es los elementos. No está separado de los elementos. ¡Comprueba qué lejos puedes ir sin aire! Mira donde puedes ir sin agua, espacio, calor corporal (fuego) o materia.

No me gusta utilizar la palabra 'Dios' o 'lo Supremo' sencillamente por la razón de que cada uno de nosotros tendrá probablemente un concepto diferente de lo que hemos llegado a creer lo que es o no es Dios. Si somos agnósticos o ateos, tendremos también un concepto de eso. Utilizo el término 'inteligencia-energía'. Pero no estoy hablando de vuestros intelectos porque hay muchos grados diferentes de intelectos.

De lo que estoy hablando es de esa misma inteligencia que hace funcionar el universo. El mero hecho de que las estrellas pueden brillar o que los planetas pueden orbitar alrededor del sol y la Tierra formar una atmósfera de gases necesaria para desarrollar la vida tal y como la conocemos implica una inteligencia. Eso que mantiene a las estaciones yendo y viniendo implica una inteligencia. La subida y bajada de las mareas implica una inteligencia. Miremos más de cerca. Tu corazón está latiendo ahora mismo. Tu pelo y uñas están creciendo. Tu comida está siendo digerida. Las células de tu cuerpo son reemplazadas por otras.

El diseño y funcionamiento de este cuerpo implica que hay una inteligencia maravillosa que se expresa a través de él, como él. Y eso es realmente lo que tú eres ―esa inteligencia-energía. Ella te formó, te hizo crecer y continúa haciéndolo. Está reemplazando las células de tu cuerpo y haciendo otras cosas de forma natural, al igual que hace con el universo. Pero este estado natural ha sido aparentemente nublado por el razonamiento o funcionamiento de la mente.

Mira tu cuerpo y divídelo en partes. No hay ningún centro aquí en este cuerpo que yo pueda decir 'Esto es lo que soy'. Comenzó con la unión del esperma y el óvulo. Si el cuerpo tuviera algún centro sería esa célula original. Pero eso pasó hace mucho y ha cambiado. Hay muchas células que mueren en este cuerpo ahora mismo y son reemplazadas por otras.

Otra pregunta es '¿Soy esta mente?', '¿Soy este pensamiento primario "Yo soy"?' Ese sentido de presencia se expresa a través de la mente como ese pensamiento 'Yo soy'. Examina el pensamiento. ¿Hay tal cosa, realmente, como la mente, aparte del pensar? No puedo captar nada que pueda llamar mente.

¿Qué es pensar? El pensamiento en el nivel sutil es una muy, muy sutil vibración. En el nivel hablado es un sonido. El sonido es una vibración, y una vibración es un movimiento de energía. Así que es lo mismo. Aún no has logrado aislar esa inteligencia-energía. Si examinas de nuevo tu mente, verás que siempre está vibrando entre los opuestos interrelacionados. Si no es pasado, que es memoria, es anticipación e imaginación, que es futuro. Y dentro de esa gama, está constantemente vibrando entre los pares de opuestos interrelacionados. Es bueno o malo, agradable o doloroso, feliz o triste, cariñoso u odioso o lo que sea.

Echa un vistazo a tu mente. Está constantemente vibrando en esos patrones. Observa si está haciendo alguna otra cosa excepto ésa. Verás que, aunque es un instrumento maravilloso cuando es utilizado, su actividad es muy mecánica. Un bebé, cuando nace, no ha dejado ese estado natural. Él todavía está funcionando en ese estado natural. Si tiene hambre llorará. Si es feliz lo expresará con gorjeos. Defeca y orina sin ningún sentido de preocupación. Simplemente ocurre, al igual que su alimento es digerido.

Lleva a cabo actividades, mueve las manos, mueve los brazos, toda clase de actividades se suceden. En esa etapa él no atribuye estas cosas a un yo ('yo estoy haciendo esto' o 'yo estoy haciendo lo otro'). Él no sabe. El razonamiento no ha comenzado. Mientras que el cuerpo crece, esa línea del razonamiento también comienza a funcionar. Sus padres le dicen, 'Tu nombre es Johnny. Eres un niño bueno. Eres un niño malo. Eres esto. Eres lo otro'.

Él oye esto, y comienza a afectarle. Él aprende lo que significa esta palabra o qué es este pensamiento. Él lo traduce según las etiquetas que le están enseñando. Entonces más tarde o más temprano llega a darse cuenta que yo soy este yo del que están hablando ('Este soy yo. Yo soy Johnny'.). Mientras que antes él era sólo 'el pequeño Johnny'.

Cuando esta idea de un 'Yo' o 'mí' aparece, naturalmente la mente, funcionando con opuestos, pregunta, '¿Cuál es el opuesto de yo o mí? ¿No es otro excepto yo o no-yo?' Ahora él ve las cosas de las que previamente no tenía ninguna discriminación en absoluto. Era sólo ver. Era sólo oír. Ahora que el sentido del 'yo' o del 'mí' ha aparecido, él ve estas cosas como 'no yo' (u otro que no es yo), y se siente separado de ellos.

Con el sentido de separación viene la inseguridad y la vulnerabilidad. Ahora es cuando nuestra búsqueda comienza realmente porque la inseguridad y la vulnerabilidad no es felicidad. No es integral. No es totalidad. La búsqueda comienza para tratar de hacernos enteros o completos o más seguros y menos vulnerables. Y naturalmente, como nuestros padres no lo han examinado ni comprendido, nuestra sociedad y las naciones no lo ha examinado ni comprendido, la búsqueda comienza 'ahí fuera'. Nadie nunca le ha dicho 'mira hacia dentro' o 'permanece con esa esencia que tú eres, ese estado natural que fuiste y aún sigues siendo, antes de que esas nubes del pensamiento comenzaran a formarse'.

Vemos que todos nuestros problemas nacen de esa inseguridad y vulnerabilidad. El niño pequeño, antes de ver su separación o darse cuenta que está separado o creer que está separado, no sentía esa inseguridad o vulnerabilidad. Ahora siente eso y desea una familia a su alrededor que le de amor y cariño. Él se siente más seguro y menos vulnerable si tiene una familia cariñosa. Y en la antigüedad las familias formarían tribus. Cuanto más grande y más fuerte es mi tribu, más seguro y menos vulnerable me siento. Hoy las naciones van a la guerra unas contra otras pura y simplemente debido a esa inseguridad, temerosas de que la nación vecina le arrebate el poder, se lleve sus riquezas o lo que sea. O 'yo te ataco primero porque me siento inseguro y vulnerable y me haré más fuerte si te arrebato el poder'. Todo esto se basa en ese ego-centrismo.

Pero no hay ningún ego en el centro. El ego, que es la causa de todos nuestros problemas, es una ficción. El niño pequeño añade a ése pensamiento 'Yo' todos los acontecimientos, experiencias y condicionamiento, que son conceptos mentales, y forma una imagen de sí mismo basada en esos conceptos. Él piensa 'yo soy el pequeño Johnny, y he sido un buen chico o un mal chico, o alguien me ha dicho algo y me siento avergonzado, culpable, temeroso o lo que sea'. Todos estos conceptos parecen estar concretados.

Parecen ser reales y se convierten en un punto de referencia (el 'yo' o el ego, con el que todo está relacionado). Algo afecta a este punto de referencia, esa imagen que él tiene de sí mismo, y no concuerda con esa imagen. Eso no le gusta. Si alguna otra cosa afecta a esa imagen y concuerda con la imagen, le gusta y desea más de ella. Pero si no le gusta él se resiste y desea alejarse de ella. Y así él está en conflicto. Todos nuestros problemas nacen de esa creencia en el ego central [ego-céntrico]. Todo está en relación con esa imagen ficticia que hemos llegado a creer que es verdadera.

La energía de la creencia ha entrado dentro de ella y la ha hecho aparentemente real y fuerte a través de esa creencia habitual. Pero no es real y no tiene ningún poder, así que no tiene fuerza. Observa esto y te darás cuenta que no hay ningún sitio en este cuerpo que pueda decir, 'Esto soy yo'. Te das cuenta que esta imagen que tengo de mi no tiene ninguna sustancia. No es nada sólida, aunque aparentemente está concretada. No la puedes agarrar ni localizar. ¡Intenta localizar un pensamiento! Y sobre todo, y esto es muy importante, no tiene ninguna naturaleza independiente.

Ese pensamiento o imagen no podría incluso existir si no fuera por esa inteligencia-energía o presencia de conciencia. La llamamos inteligencia-energía, consciencia, conciencia despierta o espíritu. Ésta es la etiqueta que le hemos puesto. Pero la etiqueta no es ella. Tenemos muchos diferentes nombres o etiquetas para ella pero ninguna es realmente apropiada. No puedes tener ni un solo pensamiento sin que esté funcionando esa inteligencia. Así que el pensamiento no es independiente y no tiene ningún poder por sí mismo.

Esta es la cosa a la que hemos estado esclavizados (esta creencia errónea en un centro o ego sustancial, independiente). Es un fantasma, algo que no existe. Todo lo que se necesita es una investigación de lo que aquí se indica. Véalo por sí mismo indagando y observando. Observe y vea si puede encontrar algo que tenga alguna sustancia o naturaleza independiente. Y nos damos cuenta que no va a tardar 20, 10 o 5 años. No necesita nada de tiempo en absoluto. El ver es ahora mismo. Es inmediato. Ha sido siempre inmediato y siempre lo será. Pura y simplemente porque es intemporal.

Vea que la misma búsqueda es una trampa, porque la búsqueda implica que hay una entidad que necesita llegar a ser algo. Y el 'llegar a ser' implica algún tiempo futuro. Así que [ahora] no es [el] ser. Llegar a ser nunca puede ser [el] ser. ¿Qué queremos decir con ser [el] ser? Nos llamamos a nosotros mismos 'seres humanos' y llamamos a Dios el 'Ser Supremo'. Quita esas dos etiquetas (humanos y Supremo) e intenta separar el ser [seidad]. Podría llamar a este ser de aquí Bob, y a aquel ser de allí podría llamarlo Joan. La silla donde estamos sentados la llamamos una silla. Pero quita todas esas etiquetas y ¿qué queda?

El sustrato o la base, la seidad, de donde toman su diseño, su forma y su apariencia. Pero el diseño y la forma son sólo apariencia. Su esencia sigue siendo esa energía (puro ser) que vibra en esos patrones. Así que realmente no hay ninguna parte a donde ir y no hay nadie que vaya allí. Y no hay nada que conseguir y nadie para conseguirlo.

Si ves esto, la primera pregunta que viene es 'Bien, ¿cómo vivo mi vida?' Vives tu vida de la misma manera que la has vivido siempre. Si ves que ahora no hay ningún 'yo' aquí con alguna sustancia o naturaleza independiente, ¿cuándo podría alguna vez haber habido uno? Ves que ahora no tiene ninguna sustancia o naturaleza independiente. La cosa en la que hemos creído durante tanto tiempo, ¿podría alguna vez haber tenido alguna sustancia o naturaleza independiente?

Así que puedes volver de nuevo hacia atrás hasta el esperma y el óvulo. Puedes volver antes de eso hasta la esencia del alimento de tu padre y la esencia del alimento de tu madre. Puedes retrotraerte hasta la cosa que esa esencia del alimento vivió antes de eso. Puedes ver que no tiene ningún principio. Ese esperma y ese ovulo se unieron. La célula se duplicó y reduplicó y creció hasta convertirse en un diminuto embrión y luego en ese pequeño feto y en el bebé. No ha habido ninguna entidad que haya hecho nada durante este proceso. No había una entidad cuando nació y tomó su primera respiración. No había una entidad como tal antes de que surgiera la capacidad de razonar. Y cuando llegó el razonamiento, podría que aún no hubiera una entidad. Si has observado y visto que es una ficción ahora, debe de haber sido una ficción entonces.

Te das cuenta que... la vida ha sido vivida. Es esta presencia-conciencia expresándose a través de estos patrones de energía. Ellos son esta presencia-conciencia, en esencia, en toda su diversidad. En todas y cada una de nuestras vidas, no ha habido nadie que haya nunca vivido una vida. La vida vive y se expresa a sí misma como tal.

Debido a esa creencia errónea (la existencia de un 'yo' separado) existe el llamado sufrimiento humano. Es solamente un 'yo' el que puede tener miedo. Es solamente un 'yo' el que puede estar preocupado. Es solamente éste 'yo' el que puede estar enfadado o lleno de autocompasión, angustiado o estresado. La creencia constante en esto se va fortaleciendo y aumentando hasta que llega a ser aparentemente abrumadora. Pero no es necesario que exista este sufrimiento. Date cuenta que el 'yo' es la causa de todos mis problemas. Los efectos son estrés, ansiedad, miedo, autocompasión, remordimiento, culpabilidad, vergüenza.

E intentamos durante años superarlos, hacer algo acerca de ello, deshacernos de ellos de una manera y otra. Pero si te das cuenta de que la causa es una ficción ―y no puede haber un efecto sin una causa― entonces la energía que alimenta la creencia de ser algo real o que tiene alguna sustancia o naturaleza independiente desaparece. Si toda esta manifestación es energía y la energía ya no entra en ningún patrón, ¿qué debe ocurrir con el patrón? ¿No debe el patrón caerse por sí mismo?

La experiencia aquí es que esto es así. Yo estaba en esos miedos, ansiedades y tensiones egocéntricas, emocionales, psicológicas. Pero hoy, y durante algún tiempo ahora, bastantes años, no han estado allí. Eso no quiere decir que sea un zombi sin emociones y pensamientos. Quiere decir que toda la actividad, el funcionamiento todavía continúa ―ver, oír, saborear, tocar, oler, pensar, sentir, los pensamientos positivos y negativos funcionando en todos sus opuestos.

Las emociones y las cosas están allí, pero no son fijadas. No se quedan. Surgen, cumplen su parte y desaparecen, al igual que una nube no se aferra al cielo. La nube aparece en el cielo, cumple su parte y desaparece. La nube no se aferra al cielo, el sol nunca puede caer del cielo. Siempre está brillando. Y te das cuenta que el mismo sol origina la nube, y el mismo sol mueve la nube. Así que ves que estos pensamientos que surgen no son más que la actividad de esa inteligencia-energía. No se aferran a ningún sitio. Sabiendo la verdad sobre ellos, se marcharán. La vida continúa funcionando sin esa actividad egocéntrica.

Fuente: 'Sailor' Bob Adamson
Notas:
  1. Los textos entre corchetes [ ] son anotaciones o aclaraciones del traductor, no del autor.
  2. En inglés 'nothing' significa nada. El autor aquí escribe 'no-thing' literalmente 'no-cosa' o 'ninguna-cosa'.