Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Encontrándote, aquí

Extractos - Gilbert Schultz (2010)

Encontrándote, aquí

por Gilbert Schultz
Gilbert Schultz

El largo camino a "ninguna parte" es el drama del buscador. Es sólo eso, un camino a ninguna parte. La proyectada liberación está siempre en alguna parte, más adelante en el "tiempo". El propio movimiento de tratar de alcanzarla es la actividad misma que ciega al buscador. (Lo ciega) con oscurecimientos al hecho inmediato de la presencia-consciencia auto-cognoscente auto-liberada ahora, y todo reconocimiento de nuestra verdadera naturaleza ocurre en ESTA inmediatez, que nunca se desvía de AHORA. No importa lo que es, fue o será. Todo ocurre en este ahora, ahora mismo ― no hay ningún otro momento.

No-dualidad está más allá de tiempo y mente. Algunas de las expresiones de no-dualidad están obviamente pareciendo "causar" que reflexiones sobre las creencias. Ésta es la utilidad de tales expresiones. La CREENCIA no es NUNCA lo REAL.

Lo que tú eres no está EN una mente o EN un cuerpo. El cuerpo y la mente APARECEN en lo que tú eres. Tú no puedes conocer LO QUE eres ni negar que ERES. Quédate con lo que es absolutamente inmutable y ve que lo cambiante se revela naturalmente como lo cambiante. Lo revelado no es algo que tú esperes o para lo que tengas una etiqueta. El futuro es desconocido. La mente no puede "agarrar" la consciencia ni manipularla. Hay simplemente la actividad de CONOCER. No hay NINGÚN "conocedor".

El misterio permanece como tal hasta el momento del reconocimiento. TÚ, como una supuesta entidad separada, no puedes HACER que el reconocimiento ocurra. Todo "tratar de lograrlo" es mantenerlo "oculto", pese a que es obvio y auto-evidente todo el "tiempo".

El final de la búsqueda infructuosa de la verdadera identidad de uno puede aparecer en cualquier momento, porque tu verdadera naturaleza no es otra que la VIDA misma. Sin vida no hay nada. El dolor en el cuerpo es una señal de que algo necesita de alguna atención. La mente traduce el dolor en una historia sobre un personaje central, ficticio, y es esta historia la que va acumulándose como experiencia insoportable e ineludible ― una historia ― que se agrega al dolor factual. Habitualmente, el dolor es bastante soportable si se deja como tal en la inmediatez. Si es demasiado para el cuerpo, éste se vuelve inconsciente. Es así como el cuerpo lidia con el dolor excesivo.

Por otro lado, todo dolor psicológico no es otra cosa que la mente resistiéndose a LO QUE ES ― "yo no quiero esto". El "yo" es resistencia a "lo que es". Eso es lo que el "yo" es ― una historia de resistencia.

Como dispositivo mecánico, la idea de "yo" funciona bastante bien en circunstancias cotidianas prácticas. Sin embargo, cuando las cosas van adonde el "yo" no quiere que vayan, la resistencia se dispara y enciende su modo auto-destructivo, y todo el infierno se desata. Y todo esto... ¿qué es? Es energía en conflicto con energía ― el "yo" es la creencia de que "tengo el control", y cuando la evidencia revela cualquier cosa contraria a esa creencia, aparece como una desesperación, como "algo" que desespera por recuperar su imaginario "control" nuevamente.

Una nueva creencia ― la de que este "yo" está atrapado en un patrón cíclico ― no va a ser de ayuda. Cualquier creencia simplemente perpetúa la historia de "yo". Una genuina y sincera exploración de lo que está teniendo lugar, y de "a quién" le está ocurriendo todo esto, puede producir una sorprendente apertura. Ahora bien, yo puedo describir qué ocurrió conmigo, pero ello sólo será más información de segunda mano. Básicamente, hay un claro VER que yo no soy ninguna de estas "cosas" que tomaba por mí mismo. Soy, tan sólo, la simplicidad del VER desnudo.

Algunos dicen: "Quédate con esa impresión de presencia". La expresión "quédate con..." implica tiempo y esfuerzo. ¿Y qué tal si la expresión significara, de hecho, "relájate y no hagas nada", ni siquiera tomes en cuenta al tiempo? "Quédate con esa impresión de presencia" significaría, entonces, que tú ERES ESO. ¿Y no es precisamente eso lo que Gran Mahavakya ("ESO es lo que tú ERES" o "YO SOY ESO") significa?

El lenguaje mismo parece introducir el tiempo. Pero considera lo siguiente: ¿Hay algún objeto en el pasado? ¿Dónde está el pasado? ¿Qué pasado hay, si no piensas en ello? ¿Qué futuro hay, si no piensas en ello? ¿Qué presente hay, si no piensas en ello? El tiempo es sólo conceptualización, que está ocurriendo AHORA MISMO. Tú no puedes SALIR de esta presencia que llamamos AHORA. No hay NINGÚN OTRO momento que este "AHORA". Con claridad, la palabra "tiempo" pierde su aparente significado.

La consciencia desnuda no es un objeto en el patrón espacio/temporal. Todo, sin una sola excepción, es una apariencia "sobre" esta vigilia desnuda, y no es otra cosa que esta vigilia desnuda. Todo aquello que produzca un genuino interés en lo que está teniendo lugar, realmente, es completamente válido. Algunos de "nosotros" creíamos estar atascados en ese ciclo repetitivo de viejos hábitos, que parecen ser tan fuertes. Algunos parecen precisar de una buena sacudida (una sacudida a esa creencia de ser "alguien" atascado) para que esa visión se debilite. Todo lo que se necesita es echar una buena mirada al "asunto" ― una mirada fresca y no-conceptual (VER puro). Dejar de lado las viejas visiones, opiniones y creencias.

Todo es obvio, pero el hábito es "mirar" desde la perspectiva de las viejas creencias (mente es tiempo). Las viejas creencias enmascaran la realidad.

Si realmente VES lo que se está señalando, entonces las cosas serán vistas instantáneamente a la (nueva) luz de la inmediatez. La "jaula de la creencia" está hecha de pensamientos, ideas, conceptos y creencias. En el instante que uno realmente mira las cosas tal como son, una natural "espaciosidad" aparece. Estaba siempre presente, pero ignorada. Una impresión de redescubrimiento aparece. En la apariencia de espacio y tiempo, hubo un "tiempo" en que creía ser una "persona" separada. Sé ahora (y "ahora" es todo lo que hay), que la "persona" no existe, salvo como una idea y sus sensaciones asociadas.

Directa e inmediatamente, te digo que ni una sola de tus historias sobre ti mismo como un "yo" es verdadera. Todo pensamiento viene y va. Las creencias erróneas se desechan naturalmente, a medida que son "vistas a través". Es justo como cuando la creencia en un espejismo de agua se descarta, una vez visto como espejismo. Naturalmente, tú no sigues creyendo que puedes beber el agua de un espejismo, o mojarte los pies en ella.

La imagen del "yo" es como un espejismo ― es una imagen psicológica que ha ido acumulándose año tras año. Está hecha básicamente de palabras e impresiones, y todas las palabras son de la memoria (pasado). Una imagen no puede hacer nada. La imagen de "yo" es un punto de referencia supuesto (o creído), que no tiene ninguna sustancia ni independencia de la actividad de CONOCER. La actividad de conocer no es una "entidad". La esclavitud del "yo" es simplemente la creencia de que esta "ego-imagen" puede ver, oír y conocer ― pero una imagen no puede hacer nada en absoluto. Tal como la imagen de la portada de este libro ― ella no puede hacer nada. Es una imagen.

Fuente: Gilbert Schultz (2010). Resonance in the heart.
Versión española: La Luz del Ser (2014 E-book, traducción de Fernando Rozas)
ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter