Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Aquieta la mente

Extractos - Alan Watts

Aquieta la mente

por Alan WattsUn extracto del libro: still the mind

La meditación sucede

Lo que realmente estoy diciendo es que ustedes
no necesitan hacer nada,
porque si se ven de la manera correcta,
todos son un fenómeno de la naturaleza
tan extraordinario como los árboles, las nubes, los patrones
del agua que corre, el resplandor del fuego,
la disposición de las estrellas,
y la forma de una galaxia. Todos ustedes son así,
y no hay absolutamente nada de malo en ustedes.

―Alan Watts
Still the mind

Durante mucho tiempo, el tipo de celebraciones religiosas que hemos llevado a cabo en Occidente han estado llenas de palabras y son tremendamente didácticas. Casi todas nuestras observancias religiosas no son más que palabrería y consisten en decirle a Dios lo que debe hacer, como si Él o Ella no lo supiera, y en decirle a la gente qué hacer, como si fueran capaces de o incluso estuvieran dispuestos a cambiar. Todo esto es recriminar a la gente, y hablarles de la Palabra, y me parece que ya hemos tenido suficiente de esto.

La historia de la religión en Occidente es casi equivalente a la historia del fracaso de la predicación. En general, la predicación es un tipo de violencia moral que excita el sentimiento de culpa de las personas, y no hay un sentido menos creativo que eso. Ustedes no pueden amar y sentirse culpables al mismo tiempo, al igual que no pueden tener miedo y enojarse al mismo tiempo.

Una experiencia espiritual

Lo que me parece que hace falta en nuestras prácticas religiosas occidentales es algún tipo de ritual que nos brinde la oportunidad de tener una experiencia espiritual. Por experiencia espiritual me refiero a una transformación de la consciencia individual para que, de una forma u otra, el individuo sea capaz de realizar su unidad con la energía eterna detrás de este universo, que algunas personas llaman Dios y otros prefieren no nombrarla o concebirla.

Cuando los occidentales oyen que un asiático practica la meditación, preguntan: "¿En qué meditas?" Pero esa pregunta desconcierta a un budista o a un hindú, porque uno no medita en nada, como tampoco respiras en nada. Uno respira, y de la misma manera, medita. El verbo es de alguna manera intransitivo. La meditación es el acto de permitir que nuestros pensamientos cesen.

Entrando en contacto con la realidad

En el comienzo del Yoga Sutra, Patanjali describió el yoga ―que significa unión― como un freno espontáneo a la agitación del pensamiento. Pensar es hablar consigo mismo o dilucidar para uno mismo, y es habitual para la mayoría de nosotros. Si hablo todo el tiempo, sin embargo, no escucho lo que los demás tienen que decir. Del mismo modo, si hablo conmigo mismo todo el tiempo, no tendré nada en qué pensar salvo en pensamientos.

No hay ningún intervalo entre los pensamientos durante los cuales pueda entrar en contacto con la realidad ― es decir, el mundo que mis pensamientos representan, de la misma manera que las palabras representan eventos, o el dinero representa riqueza. Si nunca guardo silencio en mi cabeza, me encontraré viviendo en un mundo de abstracción total divorciado por completo de la realidad.

Puedes preguntar, "¿Qué es la realidad?" La gente tiene varias teorías sobre lo que es, pero es importante recordar que todas son teorías. Aquellos que creen que la realidad es material están proyectando sobre el mundo una cierta teoría filosófica al respecto, y aquellos que dicen que es mental o espiritual, están haciendo lo mismo.

La realidad en sí no es ni mental ni espiritual, ni ningún otro concepto que podamos tener de ella; la realidad es simplemente el momento presente.

Tú no puedes meditar

Las palabras son realidad en la medida en que son ruidos, pero incluso eso es decir demasiado. Para meditar, podrías pensar que debes intentar suprimir el pensamiento, pero no lo haces porque no puedes meditar. Permíteme repetirlo enfáticamente: no puedes meditar. Tú, tu imagen del ego, solo puede parlotear, porque cuando se detiene, no está allí.

Cuando no estás pensando, no tienes ego, porque tu ego no es más que un concepto habitual. El pensador detrás de los pensamientos y el sentidor detrás de los sentimientos son solo pensamientos; cada uno de estos es una idea de algún punto de referencia al que le suceden todas nuestras experiencias. Ese pensamiento, sin embargo, nos separa de lo que experimentamos y crea la ilusión de una brecha entre el conocedor y lo conocido.

Esto a su vez es responsable de la sensación de alienación que tenemos del mundo y, como resultado, sufrimos de conflicto y odio. El espíritu de dominación surge de esa división básica que se ha construido en el pensamiento, y las sociedades modernas están típicamente obsesionadas con esta ilusión altamente destructiva.

Cuando llegas al final del pensamiento, no sabes cómo meditar, y no sabes qué hacer con tu mente, y nadie puede decírtelo. Pero aun así, el pensamiento llega a su fin de forma natural, y tú simplemente observas.

No tienes que preguntar quién observa, porque esa pregunta simplemente surge del hecho de que en la gramática cada verbo tiene que tener un sujeto por regla, pero esa no es una regla de la naturaleza, es una regla de la gramática. En la naturaleza puede haber observación sin un observador separado.

Y entonces comienzas a meditar

Cuando te das cuenta de que no puedes hacer nada, puedes comenzar la meditación. O la meditación sucede, y sucede simplemente al observar lo que es, toda la información que te transmiten tus sentidos externos e internos, e incluso los pensamientos que continúan parloteando al respecto.

No trates de detener esos pensamientos, simplemente déjalos pasar como si fueran pájaros que gorjean afuera, y finalmente se cansarán y detendrán.

Pero no te preocupes si se detienen o no. Simplemente observa lo que sientes, piensas o experimentas: eso es todo. Solo obsérvalo, y no te desvíes intentando buscar algún nombre que ponerle. Esto es realmente lo que es la meditación.

Estás en meditación en un presente eterno y no esperas ningún resultado. No haces esto para mejorar, porque descubriste que no puedes mejorar. Tu ego no puede posiblemente mejorarte porque es lo que necesita mejorar, y tu ego no puede soltarse porque es un conjunto de pensamientos llamado "aferrarse al yo". Cuando finalmente se entiende que eso es incapaz de lograr una transformación de la consciencia, o el vívido sentido de unión del individuo y el cosmos, simplemente se evapora.

Una de las formas más fáciles de entrar

Una de las formas más fáciles de entrar en estado de meditación, por lo tanto, es escuchar lo que es, y experimentar las cualidades del sonido.

Curiosamente, el sonido es un sentido que nos aburre con menos facilidad que la vista. Cuando escuches, simplemente escucha los sonidos aleatorios que sabes que están sucediendo en la habitación, o en la calle. Escucha como si estuvieras oyendo música, sin tratar de identificar su origen, sin tratar de nombrarlo ni ponerle ninguna etiqueta. Simplemente disfruta de cualquier sonido que esté surgiendo, ya sea afuera o en el área donde estás sentado. Eso es parte del ritual: solo escucha.

 
Alan Watts

Alan Watts fue profundamente influenciado por las filosofías de la India oriental del vedanta, el budismo y el taoísmo, que se refleja en su poesía zen. Después de enseñar en la Academia de Estudios Asiáticos, en San Francisco, se convirtió en decano de la organización y comenzó a dar charlas en la radio regularmente en la KPFA ― la estación gratuita de radio de Berkeley.
A principios de los años setenta, Alan Watts se había convertido en uno de los principales intérpretes del pensamiento oriental para Occidente, y fue ampliamente dado a conocer en los principales periódicos. También apareció en varios programas de televisión. Alan Watts desarrolló una extensa biblioteca de audio que comprende cerca de 400 charlas. También escribió más de 25 libros durante su vida, incluido su último volumen, El Camino del Tao.. / Más info

ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter