Ruta de Sección: Inicio > Entrevistas > La atracción del hinduismo

Artículos - Vasudevacharya (2012)

La atracción del hinduismo

Una entrevista con el Dr. Vasudevacharya, por V. Balasubramanian (2012)
Fue atraído por la religión desde su infancia y este australiano siguió el camino con determinación.
Vasudevacharya

Hace unos cinco años, el tablón de anuncios del Ayodhya Mandapam, West Mambalam, Chennai, decía, "Conferencias sobre el Bhagavad Gita por el Dr. Vasudevacharya (Australia) en Inglés". Y Vasudevacharya resultó ser un australiano. Ayodhya Mandapam ha visto estudiosos como Sengalipuram Anantarama Dikshitar, Kripananda Vaariar, Somadeva Sarma, T.S. Balakrishna Sastrigal, Thoopil, Manjakkudi, Mukkur y Keeran. ¿Conferencias en inglés por un australiano? Curiosos entusiastas asistieron sólo para convertirse en oyentes regulares. Una entrevista estaba concertada y el Dr. Vasudevacharya agradecido. Extractos:

Viniendo de una familia cristiana ortodoxa, ¿cómo llegó a descubrir el hinduismo, siendo el único recurso los libros de esa época (Internet no existía entonces)?

Mi primer recuerdo de exposición a la religión hindú fue una enciclopedia de la biblioteca de nuestra casa de Sydney, Australia. Las páginas sobre hinduismo y budismo me atrajeron y me quedé leyéndolas en varias ocasiones. Yo tenía entonces unos 10 u 11 años. En mi camino a la escuela, tenía que pasar por una Iglesia. Un día me arrodillé y recé allí y al salir vi muchos libros y folletos que tenían a la venta y había también un libro sobre hinduismo. Fui a la escuela y volví durante el recreo para recoger ese libro dejando el dinero en una caja que estaba allí. Esperando con impaciencia el fin de semana, me fui corriendo a la ladera de la colina en Sydney, me senté en la parte superior de una roca rodeada por el follaje espeso y leí el libro de principio a fin, pero no podía comprender lo que decía. Sin embargo, mi esfuerzo continuó.

Siendo demasiado joven y sin nadie que te guiara, ¿menguó tu interés?

Mis padres no tenían ninguna relación con la India. Cuando mi padre me dio a elegir un regalo para mi cumpleaños, elegí un libro sobre la India. Aunque tenía de todo en su contenido, desde como hacer chapatis (pan indio), etc, yo con impaciencia pasaba las páginas para llegar a los templos y Brahman.

Cuando era adolescente, practiqué meditación. Me gustaba encontrar un lugar tranquilo en una cabaña cerca de la playa y permanecer allí durante una semana leyendo cualquier libro que podía encontrar sobre hinduismo y literatura Iskcon. Ninguno de ellos me impactó demasiado y mi búsqueda de un gurú comenzó.

¿Su iniciación?

Swami Dayananda Saraswati estaba en Australia. Gracias a los incansables esfuerzos de un Brahmacharini de la Orden Chinmaya, accedió a tomarme como su alumno. Para entonces me había graduado en Artes. Durante la década de 1980, pasé dos años y medio en un ashram en los EE.UU. Se nos enseñaba la meditación y los Upanishads, junto con el Sankara Bhashyam, los Sutras, el Gita y el sánscrito. Swamiji me dio este nombre y también me bendijo con upaveedha. Todo esto creo firmemente que se debe al Samaskara. Tras una breve estancia en Rishikesh, regresé a Australia.

¿Desarrollos posteriores?

Aunque quería estudiar en la Universidad de Madrás, no podía salir de Australia debido a mis ancianos padres. Entonces ingresé en un programa de doctorado en la Universidad Nacional de Australia sobre Advaita y Vishistadvaita y mi profesor era un holandés. El curso me llevó a Pune. Más tarde, me encontré bajo la tutela de Srinivasa Sastry del Deccan College y luego Krishnamurthy Sastrigal del Madras Sanskrit College. Ambos eran expertos, dispuestos a enseñarme todo lo que sabían.

¿Y después de eso?

Trabajé por algún tiempo en el departamento de la Universidad, pero renuncié, dándome cuenta de que no era de mi agrado. Ahora dirijo clases sobre el Gita y los Upanishads. Hay muchos estudiantes jóvenes, tanto de Australia como la India. Actualmente estoy leyendo por mi cuenta el Bhagavatham por su hermoso sánscrito pero me refiero al comentario de Sridhara. He estado dando conferencias en Singapur y Malasia y en la India en Hyderabad, Bangalore y Chennai.

¿Qué es lo que todavía le impulsa a continuar?

En algún lugar profundo de mi corazón siento que tengo algo que compartir sobre Iswara que encuentro en el Gita. Todo lo demás es secundario. Esto que siento puede ser debido al prasada (gracia) de mi gurú o mi propio Samaskara. Alguna fuerza divina o Shakti me está empujando – la razón de estar sentado en esta plataforma, adornada por veteranos.