Ruta de Sección: Inicio > Entrevistas > Despertar

Artículos - John David (2003)

Despertar

John David (antes Premannada) habla con Eddie Blatte - Enero 2003 en Tiruvannamalai, India
John David

¿Eso fue en Lucknow, India?

Sí. Aún estaba con mi mujer rusa. Habíamos estado juntos durante unos dos años. Ella y yo fuimos de viaje por el norte de la India. Para entonces, nuestra relación era un poco inestable, pero estábamos interesados ​​en ir a ver a este Maestro. Fuimos alrededor de abril de 1992. El tiempo era muy caluroso y no sabía cómo encontrar al Maestro. Nos subimos en un rickshaw (carro-bicicleta tirada por un hombre) y le dijimos al hombre que nos llevara a determinada zona de Lucknow. Continuamos por lo que parecía una eternidad, y cuando ya no podíamos soportarlo más con ese calor y sudor y al conductor estaba medio muerto de tanto pedalear, le dije: "Deténgase, no podemos mirar más, así que deténgase!"

Y luego llegó ese momento increíble. Cuando me bajé del rickshaw mis ojos se encontraron con el nombre en la verja de la casa que decía: "Poonja". Yo pensé, "¡Uau!" "¡Este debe ser el lugar!" Un segundo más tarde, mientras estaba mirando la casa, el mismo Poonjaji estaba saliendo hacia la verja, y yo estaba caminando hacia él, al otro lado de la verja. Sencillamente nos encontramos de forma totalmente natural en la verja. Antes de que pudiera recuperar el aliento, o recobrar el juicio, porque todo estaba sucediendo tan de repente, él me dijo: "¿Dónde se hospeda? ¿Dónde están sus maletas? ¿Qué puedo hacer para ayudarle?" Así que tuvimos este hermoso encuentro, que fue totalmente inesperado y espontáneo. Así que me instalé y fui todos los días a sus satsangs.

¿Puede describir el tipo de relación que tenía con Papaji? ¿Cuál es la esencia del tiempo que pasó con él?

Había una enorme disponibilidad. Osho había sido el gran Maestro, pero bastante inasequible. Nunca tuve una charla personal con él en los quince años que estuve con él. Tuve algunos encuentros personales, pero eran siempre a distancia. Pero de repente Poonjaji estaba muy disponible. Era muy personal. Recuerdo que después de estar allí por unos pocos días, fui a su casa un domingo y almorzar en su sala de estar con quizás otras diez personas. Estaba sentado allí y estaba tremendamente, casi escandalosamente disponible. Escandalosamente, porque su inmediatez me confrontó, "¿Por qué estoy aquí?" Tuve realmente que mirar y preguntar, "¿Qué estoy haciendo aquí? "

En las tres primeras semanas, me senté formalmente con él en el satsang diariamente y tres veces le hice una pregunta. En esos días uno escribía la pregunta en una carta y se le daba la carta antes del satsang y entonces él abría la carta y te acercabas a sentarte con él. Así que tuve tres encuentros hermosos. En el momento del tercer encuentro, algo que es difícil de describir, ocurrió. Se podría decir que vi con una claridad asombrosa algo que yo no había sido capaz de ver con mi amigo, y que nunca había comprendido hasta ese momento. En los quince o veinte años de búsqueda espiritual, nunca había visto esto. En este tercer encuentro, Papaji me mostró con gran firmeza, era como el final del camino, "Quién era yo".

Al mismo tiempo que esa comprensión ocurría, un enorme fenómeno energético tuvo lugar. Recuerdo que estaba sentado frente a él y de repente no podía abrir los ojos. Era físicamente imposible abrir los ojos. Cuando miré en el interior sólo había blancura y no podía encontrar esta persona llamada Premananda. Él había sido sustituido por la blancura, o vacío. Se prolongó durante un tiempo bastante largo. En algún momento abrí los ojos y Papaji empezó a hacerme algunas preguntas simples, que más tarde entendí era su manera de traerme de nuevo de vuelta de este fenómeno hacia la habitación. De una manera muy sensible hizo que me sentara a su lado y me dio un poco de agua para beber y me tranquilizó, si quieres, me trajo de vuelta a la tierra de nuevo. Cuando miré dentro, era como si hubiera desaparecido en este enorme espacio y tuve la sensación de mí mismo dando vueltas en espiral hacia abajo en un vacío, en la vacuidad. El Ser se había revelado a sí mismo y se vio que esta era mi verdadera naturaleza, que siempre había sido conocida.

¿Describiría ese acontecimiento como un despertar?

Sí. Ese encuentro marcó un cambio total en mi vida. Era como si instantáneamente la identificación con Premananda y la historia de Premananda fuera completamente suprimida. De hecho Premananda desapareció por completo durante algunos días o semanas (no recuerdo). Pero de un instante al siguiente, se produjo un cambio enorme, que sólo puedo describir como un despertar al Ser.

Después de su experiencia continuó en compañía de Papaji por cerca de cinco años. Entonces, cuando otros que han tenido experiencias similares se fueron, usted decidió quedarse en su compañía.

Premananda con Papaji
John David (Premananda) con Papaji.
© One the Magazine

Cuando miro hacia atrás, no puedo recordar. Pero creo que no era la cuestión el marcharse. En mi caso personal allí simplemente no había motivo para irse. Yo estaba allí y no surgió la cuestión de marcharse.

Durante el próximo mes sucedieron muchos fenómenos espirituales y energéticos y yo estaba simplemente presente. Entonces el ritmo del cambio fue a menos y pude funcionar de una manera más cotidiana y ordinaria. Así que hubo algún tipo de contacto con Premananda de nuevo. En ese momento decidí alquilar una casa y establecerme y llevarme mis enseres de Pune. Había tanto amor por este Maestro y la Comunidad que en mi caso no fue posible marcharme.

Finalmente Papaji dejó su cuerpo. ¿Fue entonces cuando te fuiste de la India?

No, no fue así. Anteriormente me había pedido que llevara una casa de huéspedes y cuidara de sus huéspedes, así que abrí una casa de huéspedes bastante grande, fue amueblado, y se convirtió en sede de las personas que visitaban la comunidad y a Papaji. Hice esto año tras año y durante ese tiempo establecí una profunda conexión interna con Papaji.

No pasaba ni tenía interés en pasar mucho tiempo en su presencia física, pero había un continuo diálogo interno bastante fuerte. Durante ese período Premananda regresó por completo. Todos sus problemas y vasanas (tendencias de la mente) volvieron para ser observados. Descubrí que podían ser observados desapasionadamente ya que ya no estaba apegado más a ellos ni a este tipo Premananda. Fue muy fácil mirar las diversas historias acerca de la mente de Premananda. Así que con la ayuda de Papaji por medio de un diálogo interno, ese período de llevar la casa de huéspedes era también una época de limpieza de la mente. Después de unos cuatro años surgió el mensaje de marcharme, pero yo me resistía fuertemente. Premananda no quería irse. Me había convertido en algo cómodo. Había una gran burbuja de amor de la que era bastante difícil salir. Finalmente me fui cuando las cosas conspiraron para dejarme claro que debía irme. Así que empaqué la casa. Tenía la opción de ir a Australia, donde nunca había estado, o de vuelta a Inglaterra. No podría decidir, pero terminé yendo a Australia. He vivido allí durante cinco años hasta finales de 2001.