Ruta de Sección: Inicio > Charlas > Con el toque de la eseidad...

Artículos - Nisargadatta Maharaj (1980)

Con el toque de la eseidad, surge todo el cosmos

Conversaciones con Sri Nisargadatta Maharaj

Nisargadatta Maharaj

Maharaj: Todo lo que se ve y se siente en totalidad, como el espacio, es manifestación universal —el Brahman. Pero emanaron las "formas", y éstas se sienten como separadas y aisladas unas de otras.

Para un jnani todo es el Brahman —sólo su expresión. Cada ser vivo tiene la sensación de presencia. Esta sensación se identifica a sí misma con la forma del cuerpo y así funciona en el mundo. La sensación de presencia del ser tiene un potencial tremendo, particularmente en el cuerpo humano, debido a que los sentidos corporales en esta especie están desarrollados hasta el grado más alto.

Esta sensación de ser, que es la consciencia, tiene la capacidad de darse cuenta de su verdadera naturaleza y morar en el estado de Ishwara —es decir, el estado divino. Las escrituras antiguas, los cuatro Vedas, han declarado la sensación de ser como el puro Brahman sólo, lo cual es confirmado también por los sabios y los santos.

La espuma del océano contiene innumerables gotitas. Pero son sólo el océano cuando no están separadas del océano. Con la separación, son gotas individuales. No obstante, el sabor salado del agua, ya sea del océano o de sus gotas, es el mismo. Lo mismo que el sabor salado está presente en el océano entero, así también la eseidad o la sensación de "yo soy" en la forma humana, tiene la capacidad inherente de ser omnipenetrante. Pero al haberse condicionado —y por ello limitado— a sí misma a la forma del cuerpo, sólo está interesada en proteger y conservar el cuerpo.

Como resultado del surgimiento de las formas corporales, la consciencia manifiesta se fragmentó aparentemente. Pero esta fragmentación sólo debe considerarse con respecto a las formas corporales debido a que, en realidad, la consciencia prevalece tanto dentro como fuera de los cuerpos.

La mente es el flujo de las cinco energías vitales en el cuerpo, conocidas como los pancha-pranas. Ella se glorifica y se regocija en las impresiones —los samskaras— que son recibidas desde el exterior a través de los sentidos del cuerpo. Pero la mente puede purificarse al asociarse con sabios y santos, que, para este propósito, recomendaron la práctica de cantar los sagrados nombres de Dios, hacer penitencia, etc.

Como una suerte de fenómeno natural, el puro Brahman dinámico reviste sin saberlo multitud de cuerpos, como vestidos, y entonces funciona a través de ellos. Esto resulta en la percepción del mundo, que tiene lugar a través de los sentidos de los cuerpos. Pero, en este proceso, el principio residente —es decir, la sensación de "yo-soidad"— abraza el cuerpo como si fuera él mismo y actúa en respuesta a los dictados y demandas del cuerpo. Pero, a pesar de todas estas distorsiones y modificaciones, la sensación de "yo-soidad" permanece sin cambio en su naturaleza inherente. En el momento mismo en que este puro Brahman dinámico, que es la fuerza motriz detrás del funcionamiento del cuerpo, interrumpe su impulso, el cuerpo se desordena, lo que comúnmente se llama la "muerte".

Así, la consciencia no va a ninguna parte; sólo su funcionamiento, a través del cuerpo "muerto", se extingue instantáneamente, y el puro Brahman dinámico permanece inafectado.

Mientras la sensación de ser o la consciencia residente en el cuerpo no se da cuenta de su verdadera naturaleza, no puede no identificarse con el cuerpo y todas sus acciones, reclamándose su autora. Pero como resultado de esta reclamación, está sujeta a un intenso sufrimiento cuando el cuerpo se desintegra y se acerca la muerte.

En un cuerpo sano, el movimiento del soplo vital se siente claramente. Pero cuando ocurre la muerte, el soplo vital deja el cuerpo y el movimiento cesa instantáneamente. Sin embargo, en el caso del Brahman, no hay ningún movimiento y sigue siendo omnipenetrante. El punto que hay que comprender claramente es que cuando un cuerpo muere, este principio básico —el puro Brahman— no va a ninguna parte, como una entidad individual, debido simplemente a que siempre lo penetra todo y por todas partes. Pero, en el momento de la "muerte" del cuerpo, su expresión a través de ese cuerpo, cesa instantáneamente.

Cuando se toca un instrumento musical, el sonido que emana de él llena el espacio que le rodea. Pero en el momento en que el instrumento deja de tocar, el sonido no viaja a ninguna parte; disminuye y se acaba.

Actualmente, esta forma corporal es el producto de los cinco elementos. Estos elementos se crean del atman. ¿Pero cómo se reconoce este atman? Sólo comprendiendo el conocimiento "yo soy" —el atma-jnana. Lo mismo que el espacio es omnipenetrante, así también el conocimiento "yo soy" es omnipenetrante, ilimitado e infinito. ¡Cuán extraño, a este principio supremo se le trata como si fuera el cuerpo! Todos los sufrimientos se deben a esta identidad equivocada. Si usted le rinde el honor más alto que se le debe, usted no padecerá ni sufrimiento ni muerte.

El nacimiento y la muerte son cosas oídas. Un nacimiento indica el nacimiento de un cuerpo; éste está hecho de jugos de alimento. El atman no necesita entrar en el cuerpo, puesto que está ya por todas partes, como el cielo. Si un cuerpo está sano, su funcionamiento comenzará naturalmente debido a la prevalecencia del principio atman. Este principio es inmortal e indestructible. Si usted quiere tener un sabor de él, comprenda claramente que no es nada más que el conocimiento "usted es", el toque de "yo-soidad". No olvide este principio básico.

Este gran principio —el atman— permanece inafectado por todas las acciones que usted hace desde su identidad al cuerpo. Sin embargo, el toque de "yo-soidad" aparece sólo cuando está disponible un cuerpo de alimento. Cuando usted constata "yo estoy muy fuerte y muy sano", eso significa que usted ha consumido y digerido una abundancia de alimento saludable a fin de hacer su cuerpo fuerte. Pero el cuerpo no es su sensación de ser. Aunque esté fuerte, tiene que ser rellenado diariamente con alimento y agua. El soplo vital, sin labios ni lengua, mastica y absorbe las esencias de alimento del cuerpo, mientras que la mente canta en alabanza de las impresiones recogidas externamente a través de los sentidos del cuerpo. Y usted, a su vez, siente como si usted estuviera haciendo todas estas actividades y las reclama como "suyas".

Llamemos a la sensación de ser el guna —es decir, la cualidad o jnana— lo cual significa el conocimiento "yo soy". Este guna o jnana existe siempre latentemente en una partícula de alimento. Así pues, siempre que esté disponible una forma de alimento, esta cualidad latente se manifiesta con movimiento y pulsación inicialmente, y como mente más tarde.

El supremo principio omnipenetrante, cuya expresión a través de un cuerpo es llamada guna, es nombrado corno sagunabrahman en los Vedas. El nombre tiene varios significados, como "amor de ser", sentido de "yo-soidad", eseidad, etc. Este estado no tiene ninguna forma ni figura, corno tampoco la mente tiene ninguna figura. Sólo un cuerpo de alimento tiene forma.

Este mismo principio se expresa como los gusanos y los gérmenes de un cuerpo humano descompuesto. Siempre que se tiran sobras de alimento y se deja que se descompongan, usted encontrará formas vivas reptando dentro y fuera de ellas. El dinámico sagunabrahman, dador de vida, da animación a las formas de alimento, siempre que las condiciones son propicias; pero su expresión varía según las formas. Así, nosotros reconocemos a éstos como gusanos, insectos, pájaros, animales y demás, por sus formas mismas.

El mismo sagunabrahman, cuando se manifiesta a través de un cuerpo humano, tiene el potencial para conducir a un buscador a lo más Alto, con tal que sea comprendido y asentido correctamente. Y el sagunabrahman no es nada más que su sensación de ser y mora en todo cuerpo humano. Morando en este estado, el nacimiento y la muerte serán transcendidos. Para este propósito usted no tiene que practicar ningún ritual ni disciplinas espirituales. Sólo sea antes de la mente, simplemente sea.

Muchas personas están ocupadas en el nombre de la espiritualidad, haciendo penitencias, cantando nombres sagrados, haciendo peregrinaciones y siguiendo otras disciplinas para su salvación. Que hagan lo que quieran. Probablemente se requiere que limpien los pecados de sus pasados nacimientos según su prarabdha (destino).

Si le acontece encontrar a un sabio que se ha dado cuenta de su verdadera naturaleza, no se requerirá de usted que haga nada en el ámbito de las disciplinas espirituales. Esto se debe a que, a través de sus enseñanzas, él le revelará a usted su verdadera naturaleza, como colocando un espejo ante usted.

Muchos supuestos sabios se mueven de un lugar a otro propagando su conocimiento espiritual. ¿Pero por qué debo yo moverme y a dónde? En mi verdadero estado yo soy por todas partes. De esto usted se dará cuenta también cuando more en el conocimiento "yo soy".

Usted va a ver a su tío o a su primo debido a que está vinculado a ellos a través de su cuerpo. Pero si usted es por todas partes, ¿por qué debería moverse? Si embebe plenamente todo lo que he expuesto, usted ya no necesitará ninguna disciplina espiritual más.

Con esta comprensión, usted observará y concluirá que cualesquiera que sean las actividades espirituales y mundanales que están aconteciendo a través de usted, todas ellas son meramente entretenimientos para pasar el tiempo, y que son sólo el funcionamiento del principio dinámico manifiesto —la maya (ilusión).

Morar en el conocimiento "yo soy" es la verdadera religión de uno —el svadharma. Pero en lugar de seguirla, usted optó por ser irreligioso sometiéndose a los dictados de sus conceptos, los cuales le condujeron a creer que usted es un cuerpo. Este malentendido sólo aseguró el miedo de la muerte.

Si no se suministra alimento a su cuerpo, se debilitará cada vez más y un día su soplo vital dejará el cuerpo. Las gentes le declararán muerto, pero usted no tendrá esa información. Puede ser que usted sea un pecador, pero esto es sólo en lo que respecta a su identidad como un cuerpo; de igual manera también, su muerte se refiere a la identidad corporal.

Por favor, aprehenda esto claramente, que Usted —lo Absoluto— desprovisto de toda identidad corporal, es completo, perfecto y lo Innacido. Pero a usted se le acusa de millones de nacimientos en vidas pasadas. En conexión con esto, ¿podría contarme al menos uno de sus pasados nacimientos, si usted recuerda? No se atenga a lo que dicen otros, hable honestamente sólo de su propia experiencia directa. De hecho, usted nunca ha tenido ningún nacimiento. Multitud de formas están apareciendo y desapareciendo como resultado del juego de los cinco elementos. En este juego ¿dónde está usted y qué es usted? ¿Y dónde se plantea la cuestión de su venida y de su partida? ¿Qué son estas religiones y cultos? ¿Acaso no son meramente la propagación de las queridas ideas de sabios y profetas a quienes se les ocurrieron algunos conceptos espirituales? Y esto pudo acontecer debido a que los sabios y profetas reconocieron inicialmente la sensación de ser. Entonces meditaron y moraron en ella y, finalmente, la transcendieron, resultando en su realización última. En adelante, todo el conocimiento que brotó de ellos espontáneamente, devino las religiones y cultos de sus seguidores, debido a su profunda adhesión emocional.

El hecho más importante que hay que comprender es sólo éste: si el toque de eseidad es, entonces todo es. Si la eseidad no es, el mundo no es, el cosmos no es, y nada es.

¿Tiene usted alguna pregunta ahora?

Int: Usted ha hablado sobre la eseidad sustentada por el cuerpo de alimento, y sobre la consciencia dinámica manifiesta. ¿Son lo mismo?

Mah: Ambas significan lo mismo. No hay ninguna forma o figura para este principio; tampoco el soplo vital, que, sin embargo, es dinámico y pulsante, tiene ninguna forma. Sólo el soplo vital da animación al cuerpo, y operará mientras el cuerpo esté sano.

Todo lo que se ve y se percibe está continuamente en un estado de creación y de destrucción, pero Usted, en su verdadera naturaleza, es innacido e indestructible. A menos que se dé cuenta de su verdadera naturaleza, no habrá paz para usted.

No importa cuánto se esfuerce para adquirir cualesquiera ganancias mundanales, ellas están obligadas a partir; lo mismo es válido también para sus conceptos y diferentes identidades. Si sigue alguna religión con la esperanza de obtener algo permanente desde el exterior, usted se defraudará dolorosamente. El principal propósito de la verdadera espiritualidad es liberarse completamente de los propios conceptos y condicionamientos.

Al seguir una religión, culto o credo, uno deviene inevitablemente condicionado, debido a que uno está obligado a conformarse y a aceptar sus disciplinas, tanto físicas como mentales. Uno puede obtener un poco de paz por algún tiempo, pero esa paz no durará mucho. En su verdadera naturaleza, usted es el conocedor de los conceptos y, por lo tanto, antes de ellos.

Int: Un cuerpo muerto yace en el suelo. Y puesto que el Brahman manifiesto está por todas partes, no puede haber dejado el cuerpo. Entonces, ¿cuál es ese principio que ha dejado el cuerpo haciéndolo muerto?

Mah: Consideremos el Brahman como espacio para el propósito de esta discusión. ¿Puede el espacio estar confinado dentro del cuerpo? Seguidamente, dígame, ¿dónde comenzó la muerte (de ese cuerpo) en el espacio omnipenetrante?

¿Es eso posible?

¿Qué tipo de pregunta ha preguntado usted? Mejor, rehaga su pregunta de modo que tenga sentido.

Int: ¡En el cuerpo vivo debe haber algo más que espacio!

Mah: ¿Más que espacio?

Int: El espacio es.

Mah: En el espacio, un grumo de alimento era y de este alimento se formó un cuerpo. El Brahman manifiesto, que hemos llamado espacio, se expresó a sí mismo a través del cuerpo de alimento sano. Usted se inclina a llamarlo atman. Pero el atman no es creado como un cuerpo; es el principio innacido, el Brahman.

Int: ¡Oh, eso significa que el atman nunca es creado!

Mah: Ciertamente, el atman no tiene nacimiento. Es por el omnipenetrante Brahman, junto con el soplo vital, como el cuerpo funciona. Y entonces usted interpreta el proceso como el nacimiento del atman.

Toda esta exposición es sólo para aquellos que tienen un genuino impulso de comprender la espiritualidad. Para aquellos otros que están ansiosos de mejorar sus vidas mundanales, se recomienda el culto de los diferentes dioses.

Cuando un cuerpo sano y el soplo vital (prana) funcionan juntos, la sensación de eseidad se expresa a sí misma poniendo en operación los miembros y los sentidos del cuerpo. Esta expresión es un indicador, que declara la existencia eterna del principio último —lo Absoluto— el Parabrahman. Cuando el cuerpo muere, la sensación de eseidad desaparece y así ya no hay ningún indicador de lo Absoluto a través del cuerpo muerto; no obstante, lo Absoluto sigue prevaleciendo como siempre.

Int: Eso es lo que yo quería saber.

Mah: Un buscador fue aconsejado por un gurú con las palabras "Mire atrás". Y el ingenuo buscador miró hacia atrás, tomando el mandato literalmente, de modo que el gurú le dijo de nuevo: "Comprenda el significado subyacente en las palabras. Comprenda su estado antes del estado presente. Vaya a la fuente. Mire atrás. Receda".

Usted acepta un concepto y se detiene en él. Así, su progreso espiritual se estanca en el nivel conceptual.

Usted indicó su identidad en diferentes etapas de su vida por conceptos tales como "un niño" "un muchacho", "un Joven", "un hombre de mediana edad", etc. ¿Pero cuál identidad conceptual suya ha permanecido fiel a usted? Todas las identidades, en el curso del tiempo, han demostrado que son ilusorias. Incluso el principio detrás de las identidades, es decir, la sensación de su eseidad, demostrará que es ilusoria. Puesto que ha aparecido, tiene que desaparecer; por lo tanto, es pasajera y está sujeta al tiempo. Pero el Conocedor de la eseidad es lo Absoluto Eterno.

Toda experiencia que usted tiene es imperfecta. No obstante, usted continuará alguna práctica espiritual, debido a que la mente no le permitirá estar quieto.

Con el propósito de adquirir conocimiento y conocer el Brahman, usted medita en algo. ¿Pero cuál es su identidad como meditador? Usted no es ni la meditación ni el objeto de meditación. Sea lo que sea, Usted, que es aparte de la meditación y de su objeto, es lo Perfecto, la Totalidad, lo Absoluto Eterno.

2 de febrero de 1980
(Extracto del libro: El néctar a los pies del Señor)
Fuente: Nisargadatta Maharaj. El néctar a los pies del Señor (Editorial Sanz y Torres, 2007)