Ruta de Sección: Inicio > Charlas > Todo es Brahman

Artículos - Krishna Menon

Todo es Brahman

Por Sri Atmananda Krishna Menon
Atmananda Krishna Menon

Todo este universo es en verdad Brahman
- Chandogya Upanishad cap. 3 sec. 14 ver. 1

La Verdad acerca de este mundo es que la Realidad, que es imperceptible a los sentidos, aparece como este mundo cuando se mira a través de los sentidos. El hombre común sólo ve la apariencia y le atribuye una realidad completa. Al mismo tiempo, ve también la variabilidad de la apariencia, pero cierra sus ojos a eso. Todos los caminos espirituales intentan en primer lugar mostrar la Realidad detrás de la apariencia. Desde el punto de vista de la propia Realidad, no hay ninguna apariencia.

Para llevar a los discípulos hacia la Verdad, a menudo se utilizan ilustraciones fenoménicas. Tomemos por ejemplo el oro y el ornamento. El hombre común, a primera vista, no ve más que el ornamento. Pero al pensarlo por segunda vez, él admite que el ornamento es de oro. Él todavía pone mayor énfasis en la forma y no en el oro, porque confía en sus percepciones sensoriales. Después de pensarlo un poco más, admite que entre la forma y el oro del ornamento, la forma cambia con frecuencia, mientras que el oro se mantiene constante. Puesto que el oro es el componente esencial de todos los ornamentos de oro y puesto que la forma es sólo una apariencia temporal que no deja rastro, se ve obligado a admitir que sólo el oro es permanente y que la forma no es más que una ilusión. Por lo tanto, después de haber sido mostrada la pura naturaleza sin forma del oro, se le pide que mire los ornamentos desde la perspectiva del oro. Entonces no ve más que el oro en los ornamentos (al igual que lo haría un banquero). Incluso en la apariencia es el oro lo que aparece y no el ornamento. Un 'ornamento' es un 'ornamento' sólo por convención, pero en realidad es sólo oro.

Ahora apliquemos la ilustración del Ser y el mundo. Cuando se ha separado el mundo —incluyendo tu propio cuerpo, los sentidos y la mente— del Ser, el Ser se muestra en su naturaleza pura. Estableciéndote en este Ser puro, si miras el mundo, el mundo se ve nada más que como tu propio Ser real. Así es como se te ayuda a experimentar la Verdad del aforismo: "Todo es Brahman". El objeto del Vedanta no es ayudarte a no percibir la apariencia; sino ayudarte a ver la esencia, aun cuando estás percibiendo la apariencia a través de los sentidos.

No hay superposición en ningún momento.

Incluso la idea de que hay superposición, es una superposición.

No hay serpiente en la cuerda en ningún momento.

No hay mundo en la Realidad en ningún momento.

La Tierra no es la maceta. Sin embargo, la maceta es Tierra.

La Consciencia no es el objeto. Pero el objeto es Consciencia.

La ola y el océano son objetos como tales. Pero, en esencia, ambos son agua, una y la misma.

Si intentas quitar tu mente de la ornamentación (como hacen los yoguis), el ornamento no desaparece por sí solo, sino junto con el oro; y te quedas desvalido, en la oscuridad. Pero si tienes éxito en ver el oro en el ornamento y comprendes que el oro es el único que es permanente, entonces en cada percepción posterior de la ornamentación, resaltarás sólo el oro en ella.

Del mismo modo, cuando ves que no eres el cuerpo, los sentidos o la mente —que no son más que los ornamentos del "Yo" real— sólo tienes que resaltar el "Yo" en cada uno. Es sólo un cambio en tu interés, de la apariencia a la esencia, lo que se necesita. Entonces, todo aparece como oro o el verdadero "Yo".

El oro puro comprende todos los ornamentos. Es sin forma, imperceptible y no es por sí mismo ningún ornamento. El ornamento es oro en alguna forma, y ​​es perceptible. Cuando pones un ornamento en un crisol y le aplicas calor, se derrite. Entonces la parte ornamental desaparece y sólo queda el oro. Por supuesto, este oro también aparece en la forma del crisol. No puedes evitar esto siempre que mires a través de tus ojos. El oro puro es sin forma e imperceptible. Cuando se trasciende la objetividad, es la Realidad misma.

Pero hay, en la práctica cotidiana, una realidad temporal y artificial situada entre el ornamento y el oro. Esto es lo que llamamos el lingote de oro. Se supone que es más permanente que los ornamentos y por tanto se utiliza como un patrón para medir todos los ornamentos. El lingote también tiene una forma y es un ornamento cuando fue acuñado. Este hecho es convenientemente ignorado cuando consideras el lingote como un patrón de oro.

Del mismo modo, el estado de samadhi, considerado por los yoguis como lo Último, es sólo un estado, limitado por el tiempo. La Realidad absoluta está más allá de todo samadhi.

Esta es la Nota 1114 de las "Notas sobre los Discursos Espirituales de Shri Atmananda".
Fuente: Advaita Vision