Ruta de Sección: Inicio > Charlas > Pagar por adelantado

Artículos - Luis de Santiago

Pagar por adelantado

Satsang con Luis de Santiago Xuño, Galicia (16 y 17 abril 2016)
Luis de Santiago

Cuando tenemos que hacer algo que creemos importante, empezamos a pensar, empezamos a darle vueltas en nuestra mente a todo lo que pueda pasar mal. La mente es negativa por naturaleza y tratar de cambiarla es una pérdida de tiempo, aunque mucha gente se gana la vida diciéndote lo contrario. Solo podemos observarla y darnos cuenta que todo lo que nos dice no es real e ignorarla completamente.

Por ejemplo, si yo tengo una reunión con un cliente la próxima semana y le tengo que presentar un proyecto para una película, por ejemplo. Empezamos a pensar: “yo le voy a decir esto y el me va a contestar esto, y si me dice que no, y si me dice que sí pero...” y todas esas elucubraciones, toda esa imaginación, todos esos pensamientos nos produce sentimientos que nos hacen sufrir. Así cuando pensamos que nos van a rechazar vamos a sentir rechazo y cuando pensamos que no nos van a dar el proyecto vamos a sentir lo mismo que si nos estuvieran diciendo que no. Sufrimos por algo que no es real.

¿Qué pasa? Que vamos a esa reunión y nada de lo que planificamos que iba a pasar, pasa. Pasa lo que tenía que pasar, ya sea que te acepten el negocio, ya sea que te lo rechacen. Y ese es el momento para sentir aceptación y paz. Toda la semana anterior de preocupaciones y de sentimientos es totalmente inútil, no sirve para nada. La mente nos hace creer que hacerlo nos prepara para la reunión, pero es que en la reunión no pasa nunca lo que estamos preparando. Nunca. Y hemos perdido toda esa semana, falta de sueño, hemos estado preocupados, hemos estado con mal carácter y no sirvió para nada.

Termina la reunión, haya pasado lo que haya pasado y empezamos otra vez: “debía haberle dicho esto, y cuando el me dijo esto tenía que haber dicho esto...” y estamos otra semana totalmente jodidos por una cosa que sucedió en una hora. No tiene sentido ninguno, porque no sirve para nada, no tiene ninguna ventaja, y lo hacemos constantemente, pagamos por adelantado. Tú no vas al supermercado y dices “mire aquí tiene 100 euros porque dentro de 15 días voy a venir a comprar”, ¿no lo hacéis verdad? Es lo mismo, exactamente lo mismo. Cuando la cosa sucede, pagas. cuando te dan la mercancía, pagas. Y así eliminamos un montón de gasto de energía que no tiene ningún sentido. Un montón de sufrimiento. Nos pasamos 15 días mal por una cosa que pasó en una hora.

Lleguemos a la reunión preparados, con un proyecto bien hecho, un presupuesto bien hecho, lo que no sirve es toda esa preocupación, todo el sufrimiento producido por pensar: “lo que debo decir y lo que puedo decir, lo que me va a contestar...” y las consecuencias de todas esas posibilidades hasta el infinito. Pérdida de tiempo que solo sirve para que sufras.

Estate presente, en el momento, y de esa reunión va a salir lo perfecto siempre, ya sea de una forma o de otra. Posiblemente no va a salir lo que tú quieras, pero va a salir siempre lo perfecto.

Esto se aplica no solo a los negocios sino también en la familia, en la pareja, en nuestra vida diaria... Funciona igual.

Deja de pagar por adelantado.

Luis de Santiago

Paciencia

Si algo me queda por decir es que la mente no se va a ir sin dar pelea. La mente no va a dejar tranquilamente que descubráis que todo es un decorado. La mente va a dar pelea, la mente va a tratar de apartarte de tu búsqueda y cuando vea que no puede apartarte de tú búsqueda se va a tratar de disfrazar de tu compañero de búsqueda y va a empezar a aconsejarte y va a empezar a decirte lo que tienes que hacer, a qué maestro seguir, qué textos leer, etc.

Muchas veces lo que la mente hace es crear fenómenos. A veces son luces que ves cuando cierras los ojos, a veces son mensajes que te llegan cuando estás en silencio. Todo eso es ficticio, todo eso es mentira, nada de eso es verdad. Porque lo que no es Gracia es mente, no hay nada intermedio. Y la Gracia no necesita mandar luces, la Gracia no necesita mandar mensajes, la Gracia no necesita transformarse en Robert Adams y aparecerse en tus sueños y decirte cosas. Cuando estas cosas pasen tienes que darte cuenta que son fenómenos mentales. Y no dejar que te distraigan en tu camino.

Y cuando las cosas empiecen a pasar, cuando empecéis a sentir que la búsqueda entra en una fase donde todo va muy rápido y están pasando cosas y veis que hay progreso, tened paciencia, tened mucha paciencia. Disfrutadlo, porque es para eso, para disfrutarlo. Pero tened paciencia, porque la mentira final de la mente es decirte que ya lo conseguiste, y tú vas a sentir que ya lo conseguiste, porque lo único que tiene que hacer la mente para que tú sientas todo lo que eres es quedarse callada por un rato. La mente dejará que lo sientas, dejará que lo disfrutes, dejará que le cuentes a todo el mundo lo que está pasando, dejará que empieces a escribir en facebook y a dar consejos a la gente sobre como realizarse y cuando ya estás ahí empieza otra vez su actividad y te quedas totalmente sorprendido. Te lo creíste, abriste la boca, empezaste a lanzar las campanas al vuelo y te dejó... le pasa a mucha gente, lo he visto mucho, así que sed pacientes.

Cuando esto suceda decid: "bueno, a lo mejor sí a lo mejor no, vamos a ver cuánto dura". Y empezar a probar. Eso fue lo que yo hice. Yo estuve tres años sin creérmelo, tres años haciendo pruebas, tres años donde voluntariamente me metía en los mismos líos que siempre me he metido para ver como era la respuesta y como me sentía yo en eso. Y después de tres años más o menos dije “bueno, aparentemente esto ya se quedó así”. Así que tened paciencia y va a pasar porque tiene que pasar, porque es la razón por la que estamos aquí. No hay nada más, es lo único, lo único de importancia en nuestra vida es saber quiénes somos, todo lo demás son cuentos chinos que ha creado la mente. Eso ya lo sabemos además. Así que vamos a pasar una mañana en silencio.

Luis de Santiago
Fuente: Luis de Santiago. Advaita ES (Facebook)