Ruta de Sección: Inicio > Charlas > Lidiando con los problemas

Artículos - Robert Adams (1990, T26)

Lidiando con los problemas

por Robert Adams
Robert Adams

Robert: (...) Yo os doy la bienvenida de todo corazón. Daros cuenta de lo que he dicho. "Yo os doy la bienvenida". No he dicho mi cuerpo os da la bienvenida. (Risas) He dicho: "yo os doy la bienvenida". Cada vez que utilizo el pronombre "yo", siempre me refiero a la consciencia. Así que mi yo es el mismo que vuestro yo. Sólo hay un yo. Sólo hay una persona. Sólo hay conciencia absoluta. Ese yo es consciencia. Ese yo es vosotros y yo. Así que cuando digo, "yo os doy la bienvenida", me refiero a todos nosotros, como "yo". Sin embargo, el cuerpo no tiene nada que ver con eso. Mientras estemos atrapados en el fenómeno del cuerpo-mente, entenderemos que "yo" como persona os da la bienvenida. Pero "yo" como persona no tiene nada que ver con vosotros en absoluto. Sólo "yo" es la consciencia. Es nada menos que el Sí mismo. Eso que es llamado la unidad final.

He recibido algunas llamadas telefónicas de algunos de vosotros la semana pasada sobre una lección que tuvimos el domingo. Ellos todavía no pueden entender la forma de resolver sus problemas. Y eso es por lo general de lo que tratan mis llamadas telefónicas de la gente. Todo el mundo parece tener un problema. Ya se trate de la depresión o la soledad, de la carencia o limitación, de una enfermedad. Siempre hay un problema.

Y quieren saber cómo resolver el problema. Sólo hay una manera de resolver el problema para que nunca regrese y no está en el nivel del problema. Está en ir por encima del problema, en ignorar el problema y darse cuenta de quién es el que tiene el problema.

Piense en su problema, si tiene alguno. Usted dice: "Yo tengo un problema". El error que usted está cometiendo es que está identificando el yo con su cuerpo y su mente. Entonces ese es el único problema que tiene. Todavía cree que usted es el problema o el cuerpo, o el hacedor o la mente. Ese es el único problema que tiene, no hay otro problema.

Por lo tanto, si el problema del yo está resuelto, cualquier otro problema está resuelto también. Y la gente no puede entender esto. Pero piense en ello si quiere. Cada vez que tenga un problema de cualquier tipo, sea lo que sea, ¿quién dice usted que tiene el problema? Usted dice: "Yo tengo un problema". Se está refiriendo a su cuerpo, ¿no es así. Se está refiriendo a la mente. Pero si puede contenerse y decir: "¿Quién es este yo, que piensa que tiene un problema?" Se dará cuenta de que yo nunca ha tenido un problema. El cuerpo parece tener un problema. Sólo que usted no es su cuerpo. Usted no tiene absolutamente nada que ver con su cuerpo. Trate de recordar esto todo el tiempo.

Su cuerpo está bajo la ley del karma. No hay karma, no hay cuerpo. Pero siempre y cuando usted cree que tiene un problema, es porque cree que es el cuerpo. Por lo tanto, hay que trabajar desde ese punto. Y darse cuenta de que mi cuerpo está bajo sus propias leyes y reglas del karma, no tiene absolutamente nada que ver conmigo, soy totalmente libre. Cuando lo mira de esta manera se convierte en el testigo de su cuerpo. Se convierte en el testigo de sus pensamientos. Ocurre por sí mismo. Usted no dice: "Yo soy el testigo". Usted dice: "El testigo está observando mi cuerpo. Tiene que haber un "yo" para observar, ¿de dónde viene ese yo? ¿Cuál es la fuente de ese yo?" Indague.

Pero si se utiliza el otro método, digamos por ejemplo, alguien que le está demandando en los tribunales. Así que usted dice, "Tengo un problema porque alguien me está demandando". Si usted responde físicamente y se preocupa y tiene miedo y cree que algo está mal, entonces puede ganar el juicio o perderlo. Pero haga lo que haga, no se ha alzado por encima del problema. Lo que significa que va a tener que repetirlo una y otra vez hasta que llegue al punto en el que no reaccione a la condición.

Ahora, ¿qué quiero decir con no reaccionar. ¿Usted ignora la citación para acudir a los tribunales? No, no lo hace. (risas de estudiantes) Usted hace lo que tiene que hacer. Cuando va al juzgado, pero se da cuenta de, "¿Quién va al juzgado? Mi cuerpo. Mi cuerpo va al juzgado, pero ¿quién es mi cuerpo? No hay cuerpo. No hay juzgado. Todo es una ilusión. Lo es, de verdad". (risas de estudiantes) Y luego, realmente, si se mira de esa manera, algo bueno sucederá. (más risas) Por extraño que pueda parecer usted va a superar y trascender esa situación. Pero si no lo hace, si usted reacciona como todo el mundo lo hace, con miedo, y dice: "Yo no soy culpable. Yo no lo hice". Entonces tiene un problema. Va a tener que repetir esa condición una y otra vez, como he mencionado antes, hasta que sea capaz de darse cuenta de que nada le ha ocurrido nunca al yo. El yo es libre. El yo siempre ha sido libre.

Ahora póngase en la otra posición. Digamos que alguien le roba algo a usted y usted le demanda en los tribunales. Esta vez usted es el demandante. De nuevo, si usted se baja a sí mismo a esa posición puede ganar el caso y obtener un fallo. Pero ahí no termina la condición para usted kármicamente. Eso significa kármicamente que su cuerpo va a pasar por ello una y otra vez y otra vez. Si comprueba los registros del juzgado va a encontrar algo muy interesante. Va a encontrar que las personas que demandan y los que son demandados, vienen al juzgado una y otra vez. Siempre están en algún tipo de problema, siempre están demandando y siempre están siendo demandados. Es la misma gente. (Risas) Son las mismas personas que dan vueltas y vueltas y vueltas. Están en una noria y nunca se bajan.

Lo mismo ocurre con un médico o dentista. Si observa los registros médicos y los registros de los dentistas, es la misma gente la que vuelve todo el tiempo. De vez en cuando consiguen un nuevo paciente. Pero una vez que se engancha con médicos y dentistas siempre regresa una y otra vez y otra vez. Se aseguran de que usted lo haga. ¿Alguna vez ha ido a un dentista cuando no han encontrado nada malo en usted? Siempre hay un empaste que necesita. Y si usted no tiene uno le harán uno. (risas de estudiantes) Porque así es como ganan su dinero.

Lo que estoy tratando de decir es que no se quede atascado en ese nivel. Elévese en consciencia. Pregúntese a si mismo: "¿Quién está pasando por todo esto? Yo soy. ¿Quién es yo? ¿Soy mi cuerpo? ¿Soy mi mente?" Indague. ¿Quién es usted en realidad? Cuando viene la realización de que usted no es su cuerpo todo se resuelve de una manera amigable para todos los interesados.

¿Por qué? Debido al hecho de que la consciencia es armonía y felicidad. Si usted se convierte en consciencia, sólo puede experimentar armonía y felicidad. Y eso incluye a su cuerpo también, por el hecho de que usted no tiene cuerpo. Así que lo que aparece como un cuerpo se vuelve armonioso y feliz para usted. Para otras personas usted puede parecer como si estuviera muriendo. Pero en lo que a usted respecta no hay nadie allí para morir. No hay nadie que tenga un problema. Esto es algo práctico con lo que puede trabajar.

La realización de nuevo es que todo está unido al yo. Todo, el palacio de justicia, el demandante, el demandado, la citación, los médicos y los dentistas. Todo esto es parte del yo. Por tanto, no trate de cambiar las cosas con los efectos. Vaya a la causa y pregúntese, "¿Por qué estoy pasando por todo esto?" Y la respuesta será: "Porque eres un idiota". (risas de estudiantes) "Usted no acepta al yo". (más risas) Así que tiene que pasar por esto una y otra vez y otra vez y otra vez hasta que lo haga. Y eso es lo que pasa. Usted tiene una experiencia tras otra y está identificando su yo con la condición, ¿no es así? Y usted dice, "Yo estoy pasando por esta condición. Estoy experimentando esto". Pero eso no es cierto, eso es una identificación falsa. Yo, soy aparte de los fenómenos del cuerpo. Mi cuerpo no escucha al yo.

Recuerde que su cuerpo está bajo sus propias leyes. Su cuerpo hace lo que le gusta. ¿Le pide su permiso para hacer algo? Por supuesto que no. Cuando usted tiene que ir al baño ¿pregunta el cuerpo al "yo", puedo ir al baño? El cuerpo te hace sentir que tienes que ir al baño. Cuando agarra un resfriado, ¿le pide permiso el cuerpo al "yo" para coger un resfriado? Por supuesto que no. Se resfría. Pero el error ha sido que usted ha identificado al "yo" con el cuerpo. Ahora ya sabe que el "yo" no es el cuerpo, el yo es la consciencia, el yo es el Parabrahman, el yo es la unidad final, el yo es Sat-Chit-Ananda y esta es su verdadera naturaleza.

Robert Adams, 22 noviembre 1990 (Transcripción 26)
Fuente: Robert Adams Satsangs - The Collected Works (eBook version)