Ruta de Sección: Inicio > Charlas > El Amor es un lugar (2)

Artículos - Rupert Spira (2015b)

El Amor es un lugar ( Parte 2 de 4 )

Por Rupert Spira ― De su charla en Titignano, Italia, 2015
Christine Ellger 2
photo by Christine Ellger

Entonces, ¿cómo vamos a saber acerca de la naturaleza de la Consciencia o Conciencia? (1) Primero tenemos que averiguar qué es eso que conoce la experiencia de la Conciencia, de ser consciente. Sólo eso podría decirnos algo sobre su naturaleza.

Si yo le preguntara ahora a cada uno de ustedes: "¿Es usted consciente?", todos harían una pausa por un momento, se referirían a su experiencia y responderían," Sí ". ¿Qué ocurre en esa pausa?

Hágase la pregunta de nuevo, "¿Soy consciente?", y justo permanezca por un momento en esa pausa antes de que el pensamiento responda, "Sí". Esa pausa es una brecha entre dos pensamientos, el primer pensamiento, "Soy consciente?", y el segundo pensamiento, "Sí".

Durante el primer pensamiento, "¿Soy consciente?", no estamos muy seguros de que somos conscientes, y para cuando aparece el segundo pensamiento, estamos absolutamente seguros, "Soy consciente". En otras palabras, la certeza de ser consciente tiene lugar entre esos dos pensamientos. No tiene lugar en la mente.

Cuando escuchamos la pregunta, "¿Soy consciente?", la Conciencia se dirige hacia la pregunta. Al final de la pregunta, hay una pausa en la que la Conciencia no tiene adónde dirigirse, y como resultado se colapsa por un momento, se hunde de nuevo por un momento en sí misma, y entonces surge de nuevo en la forma de la respuesta, " Sí ".

En esta pausa la Conciencia se prueba a sí misma, momentáneamente. En la pausa entre la pregunta y la respuesta, nos damos cuenta de que somos conscientes. No sólo soy consciente, sino que soy consciente de que soy consciente. En esa pausa, la Consciencia se conoce a sí misma; reconoce su propio Ser.

Es la Consciencia misma la que sabe que es consciente. Es la Conciencia misma la que reconoce su propio Ser. En otras palabras, sólo la Conciencia puede saber algo acerca de la Conciencia. La mente finita, es decir, el pensamiento y la percepción, no pueden decirnos nada acerca de la Conciencia. La mente finita es una expresión de la Conciencia, está hecha de Conciencia, pero no puede saber nada de la Conciencia, porque la mente finita sólo puede conocer algo objetivo.

Es fácil probar esto en tu experiencia. Intenta ahora pensar en algo que no tenga cualidades objetivas. No es posible. Lo mejor que podemos hacer es imaginarnos un objeto en blanco (vacío) que simule la presencia de la Conciencia. Aunque el pensamiento está hecho sólo de Consciencia, no puede conocer la materia de la que está hecho, al igual que un personaje de una película está hecho de la pantalla, pero no puede conocer la pantalla.

La Consciencia es un campo consciente, pero porque no tiene dimensiones, podemos decir que es más como una presencia que un campo espacioso [spacelike]. Como acabamos de descubrir, no es posible pensar, y mucho menos hablar, de algo que no tiene dimensiones, así que para hablar de la naturaleza de la Conciencia le damos esta cualidad espaciosa. La describimos como el espacio de Conciencia en el que aparece toda experiencia, o la pantalla de Conciencia en la que aparece toda experiencia.

La Consciencia es una presencia espaciosa en la que aparecen los pensamientos, sensaciones, percepciones, pero ella misma no está hecha de pensamiento, sensación o percepción. No tiene cualidades objetivas, y por lo tanto a veces se dice que es vacía. En realidad no es vacía, pero es vacía desde el punto de vista de los objetos. Está vacía de todo contenido o cualidad objetiva. No tiene cualidades finitas y por lo tanto se dice que es infinita, no finita. Al ser infinita y vacía, no hay nada en ella que pueda dividirla.

Si hubiera, por ejemplo, dos Consciencias, tendría que haber algo en cada una de esas dos Consciencias que las dividiera o distinguiera una de la otra, y esas cualidades que las distinguieran tendrían límites finitos. Pero nadie ha experimentado un límite finito en la Consciencia. Cuando digo nadie, no pretendo sugerir que se trata de una persona que experimenta la Consciencia; es la Consciencia la que experimenta la Consciencia. Es la Conciencia la que es consciente de ser la Conciencia.

Si preguntamos al pensamiento sobre la naturaleza de la Conciencia, el pensamiento nos dirá que cada cuerpo individual tiene su propio paquete de Conciencia. Pero si preguntamos al que conoce, es decir, si preguntamos a la propia Conciencia, "¿Qué sabes acerca de ti misma? ¿Cuál es tu experiencia de ti misma?" La Conciencia respondería, si pudiera hablar, "no tengo conocimiento de ninguna frontera ni distinción o forma en mí misma. Soy un solo campo abierto, indivisible, vacío, íntimo.

Eso significa que el Conocer o la Consciencia con la que cada uno de nosotros está conociendo nuestra experiencia es la misma Consciencia. Esto significa que la Consciencia no puede ser dividida en partes u objetos o yoes [selves]. Esto significa que si cada uno de nosotros tuviera que tomar el pensamiento "yo" y seguirle el rastro a ese "yo" hasta su origen, hasta su fuente, y si le seguimos el rastro lo suficientemente atrás hasta la naturaleza esencial de cada una de nuestras mentes, todos llegaríamos a la misma Consciencia. No puede haber dos espacios infinitos, vacíos.

El Conocer con el que cada uno de nosotros conoce nuestra experiencia es el mismo Conocer. Cada una de nuestras mentes finitas se precipita del mismo campo infinito de Consciencia. Cada una de nuestras mentes finitas es una modulación del mismo campo infinito, espacioso de Consciencia. Si pensamos en cada mente finita como un campo, podemos decir que parte de los campos de nuestras mentes finitas se superponen o solapan, y lo llamamos el mundo exterior compartido. Parte de los campos de nuestras mentes finitas no se solapan, y lo llamamos nuestros pensamientos y sentimientos privados.

La religión del materialismo utiliza el hecho de que todos experimentamos el mismo mundo ―el acuerdo intersubjetivo― como prueba de que hay un mundo hecho de materia existente fuera de la Consciencia. Sin embargo, la razón por la que todos experimentamos el mismo mundo, no es que haya un mundo hecho de materia que aparece fuera de la Consciencia, sino que se debe a que cada una de nuestras mentes finitas se precipita dentro y desde el mismo campo de Consciencia infinita. Es porque nuestras mentes comparten la Consciencia que sentimos que compartimos el mundo. Nosotros compartimos el mismo mundo, pero el mundo que compartimos está hecho de Consciencia, no de materia, y nosotros somos esa misma Consciencia que está informando a todas las mentes finitas con su contenido compartido.

Entonces, la pregunta realmente interesante, que creo que tarde o temprano va a reemplazar a las dos preguntas anteriores ―"¿Cuál es la naturaleza del universo?" y "¿Cómo la Consciencia se deriva de la materia?"― es, "¿Cómo la apariencia de la materia se deriva de la Consciencia?

En otras palabras, empezaremos con la Consciencia. ¿Por qué? Porque la Consciencia es nuestra experiencia primaria. Ese es el lugar obvio para empezar. ¿Cómo es posible que la Consciencia o Conciencia, que es sin costuras, indivisible, que no tiene cualidades objetivas y por lo tanto no puede ser dividida en partes, pueda aparecer como una multiplicidad y diversidad de objetos y yoes [selves]? Esa es la pregunta realmente interesante.

Todo lo que está siendo experimentado en este momento es la Consciencia. ¿Puede alguien en esta sala, en este momento, encontrar algo más que no sea el conocer de su experiencia? Miren alrededor. Señalen a algo que sea distinto o que no sea el conocer de su experiencia. No hay nada. Todo lo que se conoce es el Conocer. Y es el Conocer el que conoce el Conocer.

Todo lo que se está experimentando en este momento es la Consciencia, modulándose a sí misma en la forma de la mente finita, es decir, en la forma del pensamiento y la percepción. En la forma del pensamiento, se presenta a sí misma como el tiempo, y en la forma de la percepción se presenta a sí misma como el espacio. El tiempo y el espacio son la Consciencia modulada a través del pensamiento y la percepción.

© Rupert Spira, 19 de junio 2015
Notas:
  1. Cuando el autor dice "Consciousness" se ha traducido por "Consciencia" y cuando dice "Awareness" se ha traducido por "Conciencia". El autor alterna estos dos términos en todo el texto como si fueran sinónimos.
Fuente: Science & Nonduality