Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > El Shivaísmo No-dual de Cachemira...

Artículos - Maria Syldona

El Shivaísmo No-dual de Cachemira

La Ciencia de la Realidad Última (Parte I)

por Maria Syldonascience & nonduality
Shivaismo

El Shivaísmo de Cachemira abarca un vasto territorio de sabiduría y conocimiento sobre el universo y el ser humano, al igual que la ciencia contemporánea comprende un creciente conjunto de datos y modelos matemáticos y teorías para explicarlos. Este artículo presenta y establece paralelismos entre algunos de los principios esenciales del Shivaísmo de Cachemira y los desarrollos y descubrimientos más intrigantes de la ciencia contemporánea.

El Shivaísmo de Cachemira se caracteriza por su gran profundidad y alcance y mucha complejidad es inherente a la naturaleza de muchas teorías científicas y estudios de investigación considerados aquí. En aras de la brevedad, y para promover la facilidad de comprensión, he intentado dar la información básica suficiente para aclararla y hacer conexiones lógicas.

Introducción

El Shivaísmo de Cachemira es una antigua tradición oriental que es a la vez un espacio lleno de sabiduría psicoespiritual y de conocimiento científico. Se dice que la entrada al Shivaísmo de Cachemira es su Modelo (o Teoría) de la Manifestación del Universo y de un Ser Humano. No es entonces sorprendente que algunas áreas de la ciencia contemporánea donde los paralelismos con el Shivaísmo de Cachemira tengan más probabilidades de encontrarse incluyen la física, la astrofísica, la cosmología, las neurociencias y la psicología. Este artículo resaltará una serie de tales paralelos, mostrando que esta antigua tradición/ciencia puede ser una fuente de inspiración para avanzar en el progreso del descubrimiento científico, en beneficio de toda la humanidad y del universo en el que vivimos.

Comenzaremos con un tratamiento básico del Shivaísmo de Cachemira, incorporando algunos paralelismos con los principios de la ciencia contemporánea a medida que avancemos, particularmente en las áreas de la física y la cosmología. También se presentarán investigaciones actuales y recientes en las neurociencias, especialmente con respecto a la percepción, y paralelismos intrigantes hechos para estas áreas de la ciencia. Entre los misterios que se exploran aquí se incluye la manera en que el Modelo de Manifestación puede describir tanto al ser humano como al universo (¡bajo cualquier circunstancia!), y por qué la percepción juega un papel importante en la manifestación universal y la evolución humana.

Mientras que los paralelismos se revelan cada vez más a medida que la ciencia avanza con el tiempo, el Shivaísmo de Cachemira puede verse como una ciencia ― una transformación y evolución humana, así como una multitud de temas necesarios para tratar la gama de fenómenos que comprenden la realidad. En esencia, el Shivaísmo de Cachemira puede verse como una Súper Ciencia, una Ciencia de las Ciencias ... o fundamentalmente, La Ciencia de la Realidad Última.

También se explorarán los aspectos prácticos del Shivaísmo de Cachemira que son un producto de su ciencia del desarrollo evolutivo humano. El Shivaísmo de Cachemira declara que incluso las acciones más comunes que realizamos como seres humanos, como una percepción simple y ordinaria, pueden convertirse en una práctica espiritual que promueva el movimiento hacia, y el establecimiento en, los últimos estados evolutivos humanos y etapas de desarrollo ― en esta misma vida.

¿Qué es el Shivaísmo No-dual de Cachemira?

Los comienzos de la antigua tradición del Shivaísmo se perdieron en la antigüedad. Las excavaciones arqueológicas en Mohenjodaro y Harappa revelan que el Shivaísmo es la fe viva más antigua del mundo (Singh, 1990). Aunque se remonta a los siglos VIII-XI dC, el Shivaísmo de Cachemira ha sido descubierto recientemente en Occidente. Ha sido referido por sus estudiosos como una "Ciencia del Alma", una "Ciencia de la Vida" y una "Psicología de la Consciencia Absoluta". Justo antes de pasar de esta existencia mundana, uno de los eruditos más renombrados de las tradiciones psicoespirituales orientales, cuyo enfoque de vida se convirtió en el Sivaísmo de Cachemira, Thakur Jaideva Singh, declaró que "el Shivaísmo de Cachemira es la culminación del pensamiento y la espiritualidad hindú" (Singh, 2002). En su corazón está el "Modelo de la Manifestación del Universo y un Ser Humano".

La naturaleza no-dual del Shivaísmo de Cachemira se refleja en el principio de cosmogonía, o creación/origen del universo. Es una tradición que describe "la manifestación objetiva de todos los objetos en el mundo, existiendo en unidad con el Sujeto Universal (la Divinidad) y solo apareciendo como diferentes desde (el punto de vista de) los sujetos finitos" (Pandit, 2003). Identificarse con esa Divinidad, o llegar a ser y vivir esa Divinidad ―nuestra verdadera naturaleza― es el último desarrollo psicoespiritual humano y, por lo tanto, lo último en la auténtica evolución humana.

El Shivaísmo de Cachemira es una fuente de conocimiento científico que ha anticipado y vislumbrado los descubrimientos de la ciencia moderna durante milenios. Un reverenciado sabio hindú del siglo XX, Swami Muktananda, comentando un texto específico del Shivaísmo de Cachemira llamado Spanda Karikas o Spanda, declaraba que los principios del Spanda son científicos, y que las nociones de que el mundo fue creado a partir de la vibración de la primera explosión (el Big Bang), y que el universo continúa expandiéndose siempre han estado contenidas en el conocimiento de Spanda y otras enseñanzas Shaiva. Parecería, entonces, que tomar seriamente en consideración el conocimiento contenido en esta antigua ciencia podría inspirar soluciones a los acertijos de la ciencia moderna.

Al mismo tiempo, el Shivaísmo de Cachemira es un sistema integral de desarrollo psicoespiritual humano. Incluye tanto componentes teóricos como prácticos, y es, por lo tanto, también uno de los sistemas psicoespirituales más elegantes y completos, tanto para obtener una comprensión intelectual como para alcanzar el estado del último desarrollo evolutivo humano.

El Shivaísmo de Cachemira se basa en las tradiciones (escriturales) simbólicas Agamáticas y Tántricas. Los primeros trabajos eran de naturaleza más religiosa, como los Siva Sutras (Vasugupta) y el Spanda Karikas (Kallata). Los trabajos posteriores elaboraron y extendieron los primeros en tratados filosóficos, como el Sivadristi (Somananda) y el Tantraloka (Abhinavagupta) (Chatterjee, 1986).

Todos los santos-eruditos de esta tradición poseían cualidades mentales esenciales y habilidades prácticas, y tenían la ventaja de "un lenguaje rico y altamente desarrollado para ser utilizado en la expresión correcta y apropiada de esta verdad realizada a través de (su) experiencia intuitiva directa de la verdad exacta acerca del Ser y del no-Ser" (Pandit, 1977). Ese lenguaje es el sánscrito.

Sánscrito, Sonido y Manifestación

Los orígenes del sánscrito se pierden en el tiempo, y se dice que es el idioma más antiguo. Rick Briggs, un científico de la NASA que trabaja en inteligencia artificial (IA), analizó el lenguaje sánscrito. Descubrió que, a pesar de que había sido un lenguaje hablado en vivo durante casi 1000 años, a diferencia de las lenguas modernas, su construcción lógica era esencialmente la del lenguaje de un ordenador, muy aplicable en la IA. Briggs concluyó que: "gran parte del trabajo en el campo de la IA consiste en reinventar la rueda" (Briggs, 1985).

La física y la cosmología se basan en gran parte en la teoría y las ecuaciones matemáticas, ya que muchos de los fenómenos que describen y comprenden no suelen ser fáciles de observar físicamente. Una importante teoría contemporánea incluso presenta la noción de que nuestra realidad física externa es una estructura matemática (Tegmark, 2008). Curiosamente, varios eruditos tempranos del Sánscrito y la Historia de las Matemáticas indican que el sánscrito es algebraico, hasta el punto de sugerir que el sánscrito es la base original del álgebra, con ecuaciones lineales, simultáneas e indeterminadas (Joseph, 2011).

Se dice que la "vibración" literal de los fonemas en sánscrito (sonidos del habla reflejados en la pronunciación) y su impacto en todos los niveles de consciencia de quienes usan (hablan, escuchan, leen) el sánscrito, es más importante y más poderoso que el significado de las palabras que se transmiten a la mente y al intelecto. Los resultados de las investigaciones realizadas por métodos científicos occidentales en esta área parecen corroborar esta noción al demostrar que los sonidos de los fonemas en Sánscrito tienen un efecto literal y físico sobre un objeto expuesto a ellos.

Ernst Chladni fue probablemente el primero en hacer que el sonido sea visible. El trabajo posterior del Dr. Hans Jenny, Albert Tomatis y otros exploraron las posibles interacciones entre el sonido y la forma, o la materia. Algunas de las investigaciones implicaban el uso de fonemas en sánscrito.

Uno de sus hallazgos se ilustra con el ejemplo de una imagen creada en un plato cubierto con una fina capa de arena. Al hacer vibrar este plato cubierto de arena con el sonido audible de la sílaba sánscrita OM, dio como resultado la creación de un sri yantra ―una figura de mandala sagrada― en la fina capa de arena en la parte superior del plato. Tal demostración de la capacidad creativa del sonido es una manifestación microcósmica de lo que el Shivaísmo de Cachemira describe como la Manifestación Universal macrocósmica.

En cierto sentido, entonces, se puede ver que el Universo físico se manifiesta a través de fenómenos vibratorios que dependen de un conjunto de sonidos matemáticos (alfabeto sánscrito) que se unen para formar un lenguaje particular (sánscrito) ― el lenguaje es inherente al habla. Por lo tanto, el modelo de Manifestación del Universo se describe en términos no solo de principios vibratorios, o una "eso-idad" [that-ness] (llamado "tattva" en sánscrito), sino también en términos de niveles del habla (vak).

La relación entre la manifestación y el habla también se puede ver desde una perspectiva algo diferente, según lo expuesto por el gran sabio del Shivaísmo de Cachemira, Abhinavagupta: La Consciencia Divina es idéntica a la Palabra Suprema (Para-vak) y por lo tanto, cada letra o palabra se deriva de, y en última instancia es inseparable de, esta Consciencia. "Ella (el Vak supremo) está, en la etapa más inicial, estacionada en la Consciencia-Yo Divina (Realidad Última) que es el mantra más elevado y que no está limitado por el espacio y el tiempo" ... Por lo tanto, el análisis del lenguaje es inseparable del de la consciencia (Singh, 2002).

Realidad Universal y Manifestación Universal como Experiencia Suprema

La Realidad Universal recibe muchos nombres en el Shivaísmo de Cachemira. Entre ellos se encuentran la Consciencia-Yo Divina, la Realidad Última, el Sujeto Supremo, el Ser (Sí-Mismo), la Consciencia Suprema, el Experimentador Supremo, la Consciencia (con una "C" mayúscula) y Paramashiva. Mientras que el término filosófico "Sciousness that scires itself" (la conciencia no dual que se reconoce/contempla a sí misma) es probablemente el más preciso (Singh, 1990).

En terminología sánscrita, la Realidad Última ha sido descrita como "Cit" y "Parasamvit", ambos términos son intraducibles. Cit esencialmente significa "el principio inmutable de toda experiencia cambiante". La Realidad Universal es también Parasamvit, "la inmediatez de la 'sensación' o experiencia donde ni 'Yo' ni 'Esto' se distinguen, sino más bien es una coalescencia (fusión) del 'Yo' y 'Esto' en una unidad indivisa". Un erudito afirma: "La unidad es la verdad eterna y la diversidad es la verdad dialéctica" (Pandit, 2003).

Como el Experimentador Supremo, la Realidad Última se entiende como un plénum auto-consciente (es decir, que es de una calidad o está en un estado de plenitud completa) o continuum (un todo ininterrumpido y entero) de todo lo que es probable que exista. Está más allá de la trascendencia y la inmanencia.

Significativamente, la Manifestación Universal en el Shivaísmo de Cachemira también se ve como una experiencia (del "ser" al "devenir") del Experimentador Supremo desde la fase de un plénum que es también una "pequeña masa compacta" (Siva/Sakti) que contiene "todo lo que es probable que sea", en forma de vibración (extremadamente sutil), y se manifiesta como vibración y sonido. La creación, desde la perspectiva del Shivaísmo de Cachemira no es un acontecimiento histórico, ya que a este nivel del Experimentador Supremo, el tiempo, el espacio y la ley natural no existen.

La física contemporánea, en paralelo, ha descrito de manera similar la creación del universo como la singularidad cósmica última (plénum que contiene todo), dando lugar al Big Bang (sonido, o sonido sin sonido), donde el tiempo, el espacio y la ley natural tampoco existen.

La Teoría de la Manifestación ― la Perspectiva y la Naturaleza de la Realidad

La creación desde la perspectiva del Modelo de Manifestación, como la vibración externa del Universo que existe internamente es tal que la Realidad Última se convierte (no crea, sino que se convierte) en el Universo de diversidad aparente y los lenguajes (Habla) mediante los cuales comprendemos ese Universo. Simultáneamente, la Realidad Suprema ―el Experimentador Supremo, Paramasiva― sigue siendo una Unidad, el principio y fundamento inmutable de toda experiencia cambiante. ... Impregna y contiene todo. Y como es Real, así es todo en lo que se convierte, también Real.

De manera similar, pero desde una "perspectiva inversa", cuando este Modelo se considera como el Modelo de la Manifestación de un Ser Humano, debemos convertirnos en la Realidad Universal, la Divinidad, Paramasiva. Convertirse en el sentido de "identificarse con" ― Identificación. No es suficiente simplemente "ser como" (semejante a Dios). Es una identificación completa ― ser Dios (Paramasiva). En este caso, el movimiento no es "de arriba hacia abajo", como ocurre cuando Paramasiva pasa de "ser" a "convertirse en" (el Universo). Es en cambio un movimiento desde lo que nos hemos convertido en el proceso de manifestación (es decir, el individuo Perceptor ― Purusha) hacia el ser (la naturaleza original y constante de Paramasiva). Por lo tanto, donde la manifestación es un movimiento desde "Ser" a "devenir", la liberación es el proceso desde "devenir" (o "haberse convertido") a "Ser". Y de vivir en ese estado que es nuestro derecho de nacimiento.

Un estudioso del Shivaísmo de Cachemira elabora otro aspecto más de la Teoría de la Manifestación y la perspectiva. El Dr. B.N. Pandit señala que la Consciencia Pura (Paramasiva) nunca está sujeta a las limitaciones que tienen los fenómenos objetivos (como el tiempo y el espacio). "Pero como asume las formas de todos los objetos en cuestión, parece estar condicionada erróneamente por el tiempo y el espacio. Como tales limitaciones también se manifiestan en los puntos de vista de los seres que residen en el plano de la diversidad, los objetos resultantes se nombran como elementos diferentes, fenomenalmente existentes, según la teoría de la manifestación abhasa-vada (o abhasa) del Shivaísmo de Cachemira". (Pandit, 2003 )

La Manifestación Universal como Proceso Continuo: Abhasa ― destello progresivo y el Big Bang; la Percepción y el Universo Holográfico

La Teoría de la Manifestación incorpora el concepto de abhasa, o "destello progresivo" [en sánscrito "reflejo" o "apariencia"]. Entonces, la Realidad Última no solo se convierte en el universo, sino que lo hace a través de un proceso de innumerables "destellos progresivos", como los fotogramas de una película, en el proceso llamado abhasa. Hace que las imágenes en nuestro mundo parezcan ser sólidas y crea la sensación de movimiento y todos los atributos de los fenómenos de manifestación que conocemos.

Los descubrimientos y teorías científicas más recientes también revelan que la creación del universo es continua, el "Big Bang todavía se está produciendo", proporcionando un paralelo con el concepto de abhasa. Este "destello progresivo" también se describe como una "pulsación sutil".

El Shivaísmo de Cachemira no solo presenta la noción de que "el Universo es creado de nuevo con cada abhasa", sino también que estos abhasas emanan tanto de la Realidad Última como de un ser humano. Para el ser humano ocurre a través de la percepción, ya que cada percepción también se considera una manifestación.

Esta noción sobre la percepción tiene paralelos aparentes con la ciencia. Por ejemplo, este proceso insinúa la posibilidad de un universo holográfico, que se desprende de uno de los principios de un campo de la física contemporánea, el Principio Holográfico, propuesto y elaborado por científicos como t'Hooft, Susskind, Beckenstein y Maldacena. (Vea también mi video de mi conferencia SSE13 titulado "Holografía y Manifestación Universal: Física Cuántica y la Ciencia Yóguica del Shivaísmo de Cachemira" en YouTube, con un enlace desde:
www.mariasyldona.com).

Maria Syldona

Maria Syldona, Ph.D., es Educadora, Investigadora y Clínica en Desarrollo Psicosocial Humano, y Ponente y Escritora de Ciencia y Espiritualidad.

El trabajo de investigación y educación de la Dra. Maria Syldona implica el estudio de los aparentes opuestos, en busca de puntos en común y elementos complementarios con el potencial de combinar sinérgicamente, y dar como resultado un beneficio potencialmente poderoso para la humanidad. En resumen, ella es una constructora de puentes. En ese sentido, sus investigaciones y presentaciones públicas se centran en el tema de aspectos comunes en áreas de la vida aparentemente dispares pero muy relevantes, como la ciencia y la espiritualidad.