Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Meditación "no hagas nada"

Artículos - Michael W. Taft

Meditación "no hagas nada"

por Michael W. Taft Deconstructing Yourself
Michael W. Taft

Los sabios de muchas tradiciones espirituales han dicho que el estado más elevado de despertar espiritual está presente en nuestras mentes en todo momento. La iluminación total siempre ha estado ahí presente, está ahí ahora, y siempre estará ahí. En el budismo, esto se conoce como la naturaleza de Buda, en el hinduismo se llama el Sí mismo (Self).

Es curioso que la mayoría de las técnicas de meditación se centren en cultivar algún estado especial que no existía antes de la meditación y que se desvanece en algún momento después de la meditación. Si el verdadero despertar está presente todo el tiempo, ¿no debería ser posible simplemente reconocerlo sin inducir un estado especial?

Meditación "no hagas nada", ¿cómo funciona?

Aquí hay una técnica de meditación que hace exactamente eso. Lo llamo la técnica "no hagas nada", pero el mismo método (o similar) se llama shikantaza ("solo sentarse") en el budismo zen, dzogchen en el budismo tibetano, y también se practica en el Vedanta Advaita (hinduismo no dual). El famoso maestro Krishnamurti lo llamó "conciencia sin elección".

La idea central de esta práctica es que, si bien el despertar total está presente en tu mente en todo momento, a menudo tenemos problemas para reconocerlo o contactarlo (por no decir más). Uno de los principales bloqueos u obscurecimientos que se interponen es el sentido de ser un hacedor. Este sentido de autoría es el núcleo del sentido del yo, el corazón del ego. Cuando te deshaces del sentido del esfuerzo, del sentido de intentar, del sentido de elegir, entonces hay un correspondiente relajamiento y disminución del ego. En pocas palabras: el sentido de volición es el sentido del yo.

La neurociencia de la meditación "no hagas nada"

Hay una neurociencia reciente muy interesante que respalda esta idea. La corteza cingulada posterior (CCP) es una estructura cerebral que es muy importante en la red del modo predeterminado (RMP). La red del modo predeterminado está activa siempre que estamos distraídos y pensando en nosotros mismos. Un estudio importante demostró que la actividad RMP está fuertemente correlacionada con el afecto negativo, lo que significa que esta preocupación por uno mismo te hace sentir mal. Los escáneres cerebrales IRMF (imagen por resonancia magnética funcional) muestran, sin embargo, que la actividad del CCP disminuye cuando soltamos la sensación de hacer cualquier cosa. Cuanto más parezca que las cosas suceden sin esfuerzo, más se ralentizará tu CCP y tu RMP, lo cual es ideal para sentirse bien. De hecho, esta sensación de soltar y permitir que todo se desarrolle sin esfuerzo es una de las características del estado de flujo, o de una experiencia cumbre. La mayoría de las experiencias cumbre solo ocurren con algo que hemos estado practicando durante años y que se ha vuelto tan automático que parece que se hace sin esfuerzo. Pero con la meditación "no hagas nada", puedes llegar a un estado de flujo de manera relativamente rápida y fácil. Y si va muy bien, es posible que reconozcas tu mente despierta.

Cómo hacer la meditación "no hagas nada"

Las instrucciones completas para la meditación "no hagas nada" son sentarse y no hacer nada. Eso es todo.

Sin embargo, la mayoría de la gente necesita un poco más de instrucción que eso, así que aquí vamos a desarrollarlo un poco. A pesar de que la meditación se llama "no hagas nada", en realidad estás haciendo algo un poquito: estás prestando atención a la sensación de hacer algo.

No importa a dónde vaya tu mente. Puede ir a todo tipo de distracción, y eso está bien. No estás tratando de meditar de ninguna manera.

Simplemente te das cuenta cuando piensas que estás haciendo algo y lo sueltas.

Si sientes que estás atrapado en un pensamiento, suéltalo.

Si sientes que estás atrapado en una emoción, suéltala.

Si sientes que estás atrapado en la meditación, suéltala.

Si sientes que estás luchando por soltar, suéltalo.

Si sientes que estás constreñido o restringido en tu cuerpo, tus emociones o tu mente, suéltalo.

Simplemente mantente relajado lejos de toda tensión, constricción o sensación de que estás haciendo algo.

Tienes que (no) hacer esta meditación todo el tiempo que desees. Asegúrate de que tu conciencia sea clara y que no te estés desvaneciendo o adormeciendo.

Conclusión

La meditación "no hagas nada" es más fácil y más difícil de lo que parece. Si la practicas a menudo, encontrarás algo muy profundo dentro de ti que se relaja y se abre al flujo natural de la experiencia. Y así es como encuentras el despertar sin hacer absolutamente nada.