Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Meditación no dual: una práctica de conciencia total

Artículos - Michael W. Taft

Meditación no dual: una práctica de conciencia total

por Michael W. Taft Deconstructing Yourself
Michael W. Taft

Hay muchos caminos hacia la conciencia no dual. La mayoría de las formas de meditación, si la llevas a su límite más lejano, te llevará a una experiencia no dual. Cuál o cuáles funcionarán para ti es una cuestión de práctica y experiencia.

En esta publicación, te guiaré a través de una práctica que he encontrado que funciona bien para las personas que han realizado bastante práctica de meditación mindfulness (de atención plena) en el pasado. Pero si no has hecho mucha meditación, puedes igualmente beneficiarte, así que pruébala.

La esencia de la meditación no dual es la comprensión de que la conciencia no dual es en realidad algo que tienes todo el tiempo. No es un estado especial o algún tipo de experiencia cumbre que debes aprender a lograr. En cambio, el estado de no-dualidad siempre está presente, y es simplemente algo que aprendes a advertir o reconocer.

¿Quieres saber qué es la no-dualidad? Sigue este enlace: ¿Qué es la no-dualidad?.

La mayoría de las formas de meditación no dual utilizan este principio de reconocimiento o de darse cuenta (también llamado "instrucciones para señalar" porque están "señalando" la no dualidad que ya está ahí) para mostrarte la parte de tu experiencia que ya es no dual. Por lo tanto, la esencia de la práctica de la meditación no dual es aprender a ver este aspecto de la conciencia no dual ya existente.

Así que probemos la práctica y veamos cómo funciona. Es posible, por supuesto, que tengas que hacer esto muchas veces antes de ver los resultados.

Prueba esta práctica de meditación no dual

Siéntate en una posición cómoda y relajada. No hay una postura de meditación especial para esta práctica. Respira de manera normal y cómoda, y dedica unos momentos a relajarte un poco y dejar de lado otras preocupaciones.

Ahora mira suavemente algún objeto de tu entorno. Puede ser algo simple como una silla o una planta, no importa de lo que se trate. Permite que tu mirada se pose suavemente sobre el objeto. Observa si puedes que el objeto está despierto. Quiero decir, no es que sea una "entidad" ni nada de eso, sino simplemente que está brillando con conciencia. En cierto sentido, el objeto es tan consciente de ti como tú eres de él. Siente la sensación del objeto siendo consciente de ti al mismo tiempo que tú eres consciente de él.

Luego mueve la mirada a un segundo objeto y haz la misma observación que con el primero. Este objeto está brillando con conciencia. Está despierto y consciente y se da cuenta de ti. Al mismo tiempo, tú te das cuenta de él. Siente la sensación del objeto siendo consciente de ti al mismo tiempo que tú eres consciente de él.

Luego mira a un tercer objeto y de nuevo observa que está brillando en la conciencia. Está despierto y consciente y se da cuenta de ti. Al mismo tiempo, tú eres consciente de él. Siente la sensación del objeto siendo consciente de ti al mismo tiempo que tú eres consciente de él.

Sigue haciendo esto con cada parte del campo visual. No hay ningún objeto en el campo visual que no esté brillando en la conciencia. Todos los objetos están despiertos y conscientes, y te mantienen en la conciencia mientras tú los mantienes en la conciencia.

Ahora observa todo el campo visual a la vez. Relaja tu mirada aún más y date cuenta de la totalidad de la "pantalla" visual como un masivo campo de conciencia. Este campo de conciencia es consciente de ti al mismo tiempo que tú eres consciente de él. Está despierto y mirándote suavemente mientras tú estás despierto y mirándolo suavemente.

Luego observa que la conciencia que es consciente de ti no es diferente de la conciencia con la que tú eres consciente. En realidad, es todo un campo de conciencia. No importa de lo que eres consciente, eso también es consciente con la misma conciencia. La conciencia es todo lo que hay, y es una sola conciencia. Contempla ahora algo muy lejano y observa que es la misma conciencia que tu conciencia de tus sentimientos más íntimos. En el campo de esta conciencia, no hay absolutamente nada separado. Es todo una vigilia, una experiencia. Es uno. Uno.

En este espacio de una sola conciencia, solo hay intimidad y conexión. Como todo está despierto y consciente de todo en una conciencia sin separación, todo es conocido. Nada está oculto. Todo es abierto y compartido. Todo es suave y sensible. Solo hay conciencia total y conexión total.

Cuando lo desees, termina esta práctica de meditación no dual.