Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > La paz y la felicidad son inherentes...

Artículos - Paul Mulliner

El Tao de Ser Humano

por Paul Mullinermedium, 23 de junio de 2016
Paul Mulliner 01

Muchas personas asumen que nuestra consciencia, nuestra conciencia de estar vivos como ser humano, es creada por el cerebro humano.

Sin embargo, en lugar de crear consciencia, es posible que el cerebro interactúe e interprete un campo cósmico de consciencia que existe como un elemento fundamental e intrínseco en todas partes del Universo, tanto dentro de nosotros como a nuestro alrededor.

Este campo cósmico de consciencia parece tener una auto-conciencia inherente, una conciencia consciente en todas partes dentro de sí misma a la que podemos acceder y conocer intuitivamente si le prestamos atención.

Si enfocamos la atención hacia adentro, podemos acceder a la auto-conciencia que la consciencia cósmica tiene de sí misma.

Podemos sintonizarnos activamente con este campo de consciencia y darnos cuenta intuitivamente de que nuestra aparente auto-conciencia interna es en realidad un atributo del campo de la consciencia cósmica que impregna todo el Universo.

Podemos sentir que la naturaleza intrínseca de esta consciencia cósmica viviente o campo-organismo de la inteligencia cósmica es ser consciente de sí misma, estar conscientemente presente a sí misma, en todas partes dentro de sí misma.

Llevando nuestra atención hacia adentro nos permite conocer la presencia de una fuente de inteligencia organizadora, generativa, un yo-campo cósmico, una consciencia-organismo viviente que constantemente está creando el mundo entero de sí misma en un proceso-campo cósmico activo, transformándose vibratoriamente para expresarse como todo en todas partes.

Si enfocamos la atención hacia adentro y permitimos que nuestro pensar se disuelva suavemente, podemos empezar a sentir la presencia de este organismo-inteligencia espacial o consciencia-campo cósmico dentro de nosotros.

Podemos darnos cuenta intuitivamente que la conciencia auto-consciente inherente dentro de la inteligencia cósmica está generando un sentido de identidad en todos nosotros en todas partes.

Podríamos llamar a esta auto-conciencia que la inteligencia cósmica tiene de sí misma un yo-campo y si enfocamos la atención hacia adentro, podemos realizar y conocer este yo-campo cósmico, el yo en todos nosotros simultáneamente.

Una corriente de información sensorial procedente de nuestros ojos, oídos, nariz y tacto es procesada por nuestro cerebro e interpretada por el campo de consciencia u organismo auto-consciente dentro de nosotros y en todo el espacio, lo que le permite darse cuenta de que está presente dentro del cuerpo de un ser humano vivo.

El ver y el experimentar del que somos conscientes dentro de nosotros mismos ocurre dentro de un organismo cósmico o campo de inteligencia viviente y auto-consciente, y este yo-campo es realmente lo que somos, no el ego "separado" creado por nuestro pensamiento.

Por supuesto, nuestro ego continúa siendo importante para ayudarnos a vivir en el mundo, pero ahora podemos comenzar a ver nuestro ego "separado" como una conveniente ficción creada por el pensamiento, una construcción del pensamiento porosa y disoluble que existe dentro de la consciencia-campo conectada y auto-consciente.

Podemos tomarlo menos en serio y estar menos atrapados en el pensamiento a veces ansioso que puede surgir en nosotros cuando unimos nuestro sentido del yo exclusivamente a esta construcción creada por el pensamiento que llamamos ego en lugar de permitirnos conocer plenamente el yo-campo cósmico .

El yo auténtico en cada uno de nosotros es el yo-campo cósmico presente en todos nosotros en todas partes, en lugar del ego separado que creamos con nuestros pensamientos.

Enfocando la atención hacia adentro y conociendo regularmente la consciencia-campo cósmica, la vivacidad inteligente que parece estar en todo el espacio dentro y alrededor de nosotros, nos ayuda a disolver un poco nuestro ego y disminuir nuestro sentido de separación de los demás.

Esta inteligencia espacial parece ser la materia principal del Universo y todo lo visible es una expresión continuamente generada de ella, una alteración vibratoria de sí misma que le permite hacerse visible y tangible como árboles, flores y seres humanos.

Así como la música se manifiesta, cada uno de nosotros es una materialización visible de las corrientes de información vibratoria que surgen de la inteligencia cósmica.

Una inteligencia cósmica que está dando origen a todos nosotros y a todo nuestro mundo de su propia materia al transformar continuamente la energía cósmica en patrones dinámicos de campo cuántico que nos parecen ser cosas materiales sólidas y seres vivos.

Exploremos cómo podemos conocer esta inteligencia consciente por nosotros mismos.

En nuestra vida cotidiana, nuestra atención se centra principalmente en el mundo que nos rodea y es posible que no nos demos cuenta de que es posible dirigir este foco de nuestra atención hacia adentro.

Por ejemplo, cuando miramos algo en el mundo que nos rodea, estamos enfocando nuestra atención en ese algo y podemos, si lo decidimos, desviar nuestro foco de atención de ahí fuera y llevarlo hacia dentro de nosotros mismos.

Esto es como una mirada interior, un enfoque de nuestra atención consciente en el núcleo más profundo de nosotros mismos.

A medida que enfocamos la atención hacia adentro y dejamos que nuestro pensamiento disminuya, somos conscientes de una vivacidad inteligente, un espacio inteligente, que parece estar tanto dentro como alrededor de nosotros.

El seguir prestando atención a esta vivacidad inteligente nos ayuda a darnos cuenta de que en realidad somos esta inteligencia cósmica que se expresa a sí misma como un ser humano.

Descubrir la presencia de esta conciencia dentro de nosotros mismos nos ayuda a comenzar a vivir en sintonía con el Tao, el organismo-inteligencia vivo o campo de consciencia en todo el espacio que se expresa dinámicamente a sí mismo como la vida en todas partes.

Paul Mulliner es escritor y artista digital
Fuente: Medium